A la carta, un menú tentador

A pesar de que su arte lo llevó a dividir su tiempo en México, el escritor, cantautor y músico Luis Pescetti nació en San Jorge,  Santa Fe, mientras que sus historias ya recorren todo el mundo en forma de libros, discos y espectáculos que ya son un clásico para la gente menuda, y de los que los adultos disfrutan también.

En una fría mañana Pescetti nos recibe en la calidez de su casa del barrio porteño de Saavedra, “Mi lema siempre fue entretener a los chicos, pero también que se diviertan los grandes. Sino Pedrito va con sus padres, abuelos, tíos o hermanos al teatro, y si los
acompañantes empiezan a mirar el reloj y piensan: ´bueno, cuándo termina esto´,
está todo mal”.

luis pescetti

Con esa claridad de concepto, “Luis a la carta”, que se presentará los martes 17 y 24 de este mes, a las 17 en el renovado Teatro Picadero (Enrique Santos Discépolo 1857), “es un unipersonal donde voy a interpretar clásicos de todas mis épocas. No voy a
estrenar nada y les pido que, a los que tengan ganas, pidan por  blog o FB, tan de moda ahora, las canciones que quieran escuchar, y a los que no lo hagan, los autorizo a que lleven carteles y pancartas con los temas que reclaman… que no serán atendidos” (risas).
Con esa idea el interesado puede entrar en www.luispescetti.com y emitir su opinión sobre el menú del show, “me encantó la idea de estar en El Picadero porque es un teatro histórico. Trataré de que sean dos tardes que no se olviden fácilmente. Elegí este formato basándome en una experiencia que tuve en España”.

Yendo a contracorriente de lo que siempre hace en Buenos Aires, “donde estreno canciones aunque los chicos me pidan ´cantá una que sepamos todos´, parece que fuese en contra de su deseo, así que ahora se van a encontrar con temas de “El vampiro negro”, “Bocasucia”, “Qué público de porquería”, “Tengo mal compartamiento” e “Inútil insistir”. Navegamos a vela en el espectáculo, una especie de guía, pero también guardo un motorcito por si me quedo sin viento en la mitad del Río de la Plata”, afirma el autor de más de 30 libros entre los dedicados a los de los chicos y los de adultos.

La obra de Pescetti reúne DVDs de la talla de “No quiero ir a dormir”, “Luis Te Ve” y “Cartas al Rey de la Cabina”, un trabajo muy interesante que realizó junto al cantautor y músico tucumano Juan Quintero.

“Como adulto a uno le gusta volver a sentir aquellas emociones de la infancia. Para mí, ponerse en la cabeza del otro es un ejercicio diario. Eso me llevó a mí a armar recitales
donde me presento como el otro quiere verme. Para mí es un eje fundamental para
recrear todo lo mío”.

El autor y su creación

luis pescetti2ch

El personaje de Natacha se ha adueñado de su vida, más allá de Frin, su reflejo masculino, “ella es increíble, alguien que apareció en mi vida de una forma natural, pero nunca imaginé que iba a meterse tanto en la gente, que sería tan querida. Los chicos me paran: ´dice
mi mamá cómo hiciste para escribir lo que pasa en mi casa” (risas).

Los viajes son parte de este 2012, “estoy en un año de creación y  es por eso que dejo de lado algunas invitaciones como las de las Ferias del Libro de Perú o de Colombia. Pero sí voy a ir a México al Festival de las Calacas (calaveras) y estoy preparando un libro de poesías para jóvenes y tomando apuntes para un disco nuevo. Para estas cosas uno se toma su tiempo ya que la inspiración  llega cuando debe llegar, no se busca ni se compra”.

El encuentro llega a su fin. Dejamos a Luis en medio de sus libros, su computadora y sus cuadernos, donde recrea ese mundo divertido y estrafalario que tanto disfrutamos sobre el escenario, y que, sin duda alguna, lo ha hecho merecedor del Grammy latino, el Konex y el Gardel, entre otros premios. Allí se queda Luis, un grande con mirada y corazón de niño, un niño con pensamiento y sabiduría de grande, acompañado por Natacha, Frin y Rafles.


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
    Bookmark the permalink.

    Comments are closed.