Apache: El costado más humano de Carlos Tévez


Una de las cosas que más dio que hablar y que nos dejó Netflix en este mes de agosto, fue la adaptación a la vida de Carlos Tevez, “Apache”. Retratando el origen del mítico jugador, Netflix muestra la cara nunca antes vista de una serie, que si bien consideramos ficcionada, tiene varios momentos de lucidez que hacen que valga la pena ver sus 12 capítulos.

Dirigida por Israel Adrián Caetano, fanático de lo amateur y de lo real, “Apache”  se centra en la vida de Carlos, un joven soñador que aspira a ser futbolista desde el barrio de Fuerte Apache en Ciudadela.

Como toda vida de un niño que crece en los barrios bajos, su infancia se vio eclipsada desde un accidente a los pocos meses de edad que además de dejarle cicatrices corpóreas, lo vieron alejado de su mamá biológica en la crianza, encarnada por Sofía Gala en el rol de Fabiana, con la particularidad de ser tomado bajo el ala de su tía Adriana, en la piel de Vanesa González.

Muerte. Desdicha. Sueños. El día a día de una familia de clase trabajadora que nunca baja los brazos. Amistades. Drogas. Y mucho fútbol, “Apache” peca por momentos de actuaciones algo bajas en profesionalidad, pero que le dan un tinte más activo y humano.

Desde la tragedia cercana, una familia que lo llenó de amor y acompañó desde el primer segundo, pese a los contrastes y contratiempos, en pos de que Carlos salga del lugar que lo vio nacer para convertirse en lo que lo conocemos, poca profundización en elementos más icónicos en su vida, quizás pasados por alto, más centrados en una distopia vivida en el barrio con esas ficciones que abarcan más a los personajes secundarios que en la vida de él.

Que el fútbol se pierda un poco, lo centra más en el costado más humano de Carlitos. Lo cual hace que Caetano se haya basado más en eso que en lo que se conoce en demasía, tomado desde su propio punto de vista.

El final nos deja algo taciturnos, sin saber si se hará una segunda temporada, aunque sepamos que hay material para rato.

MD


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.