Artaud y el ´73, un diálogo entre música y política


Con los pergaminos de haber escrito los libros “Como la cigarra (biografía de María Elena Walsh)”, “Discépolo, una biografía argentina” y “En nombre del folklore, biografía de Atahualpa Yupanqui”, el periodista, historiador y docente Sergio Pujol editó el libro “El año de Artaud” que, en su pensamiento, es “un análisis del disco ‘Artaud’ de Spinetta con la política de 1973 y escrito mes a mes”.

“La base es el disco, pero me ocupa del contexto político, económico y social que atravesaba la Argentina de 1973, un año muy convulsionado en todos esos aspectos y que se vinculan con el nacimiento de la música progresiva que comenzaba a sonar en contraposición a la llamada música complaciente de aquella época”, afirmó.

“Quería escribir un libro que pusiera a dialogar a la vida política con la música joven de los ’70. Un diálogo con algunas coincidencias y no pocas diferencias, pero inspirado en un clima de expectativas revolucionarias”, dijo Pujol quien también publicó en 2002, “La década rebelde. Los años 60 en la Argentina” y “Rock y dictadura. Crónica de una generación 1976-1983”.

“En términos cronológicos -aseveró- me habían quedado sin abordar los 70. Pero aquella fue una década partida al medio por la dictadura, si bien su significado histórico está asociado a la radicalización política de los jóvenes y al tercer gobierno de Perón”.

Ante la consulta de cómo se le ocurrió dividir los capítulos del libro en meses cronológicos, Pujol explicó que “traté de escribir como si no conociera el desenlace de la historia. En ningún momento, salvo en un pasaje del prólogo, escribo sobre la perduración del disco ‘Artaud’ de Pescado Rabioso. La división de meses fue una decisión narrativa, pero también un modo de ejercitar la microhistoria, la observación de ciertos detalles”.

“Sin pecar de soberbio creo que el libro se puede considerar como una biografía del flaco Spinetta a lo largo de un año”, sentenció.

“Cuesta imaginar Artaud en otro momento de la historia cultural argentina”, destacó. La escritura de Artaud es violenta en cierto sentido, como también lo es el rock con su alto volumen, sus distorsiones, sus inflexiones vocales. Debemos recordar que en aquella época un recital de Billy -Bond y la Pesada daba miedo, pero y es bueno aclararlo como lo digo en el libro, no era la violencia de los fierros”.

“Lo que en realidad a mí más me interesó fue ir de la música a la época, y no el camino inverso. Quiero decir: Artaud nos permite entender el ’73 argentino desde una perspectiva diferente, pero no sé cuánto nos ayuda el ’73 a entender a Artaud”, recordó.

“En principio, digamos que es el año de un triple retorno: vuelve la democracia, vuelve Perón y vuelve el peronismo al poder. Los tres regresos están envueltos en un clima de euforia y enorme expectativa de cambio. Volver a votar después de siete años de dictadura y de 18 años de proscripción del peronismo significó la emergencia a la superficie de la política; incluso de la salida a la superficie de las organizaciones revolucionarias que van a participar, en alguna medida, del gobierno de Cámpora. Luego, el regreso de Perón, marcado por la masacre de Ezeiza, significa un triunfo histórico del campo popular, materializado en una elección que el viejo líder gana”, expresó.

“Los sellos discográficos ya venían prestándole alguna atención al rock (música beat o pop, se lo llamaba por entonces de modo genérico); incluso la producción independiente, con Mandioca y Trova, había comenzado en los ’60. Pero es cierto que entre 1972 y 1973 el rock argentino se convierte en una tendencia bien definida; yo diría que en ese momento se convierte en un movimiento sociocultural. Y la industria cultural lo advierte con toda claridad. Eso se ve en los informes y balances del sector discográfico”, señaló.

Sobre el tiempo que le demandó la obra, Pujol manifestó que “cuatro años de trabajo intenso. Nunca parto de grandes hipótesis, confío más en la propia dinámica de la investigación y en mi intuición periodística”.

“Obviamente tenía alguna idea de por dónde avanzar y qué cosas buscar. En este sentido, la entrevista a testigos y/o protagonistas de la época fue muy importante, me permitió reconstruir ese pasado under que no figura en ningún lado, ni siquiera en las páginas de la revista Pelo pionera en aquellos tiempos que desde luego fueron muy valiosas como fuente”, concluyó.

LD


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.