Bandoneón made in Argentina


ficher6Creado por el luthier y restaurador Oscar Fischer, el bandoneón argentino “Fischer” fue presentado en sociedad en una íntima reunión de músicos, amigos y periodistas en la Casa- Museo del Bandoneón, ubicado en el tanguero barrio de San Telmo, y sirvió de prólogo para su estreno masivo que se desarrolló en Tecnópolis dentro del ciclo “El tango será popular o no será nada”.

En la distendida y musical reunión, el “Fischer” fue exhibido y sonó en manos del joven bandoneonista Patricio “Tripa” Bonfiglio, integrante del trío Rascasuelos, que lo probó asumiendo la impecable ejecución de “Milonga de Jacinto Chiclana”, tema de Astor Piazzolla sobre el texto de Jorge Luis Borges, junto al guitarrista Otero y al cantante “Limón” García.

fischer2Oscar, el creador de este “fueye” argento, precisó que “este bandoneón es un regalo para Bonfiglio. En la parte técnica son los instrumentistas los que van a decidir si el `Fischer` sirve y los que seguramente le van a buscar errores” (risas).

El experimentado luthier apuntó que “lo que necesitan los músicos argentinos es que se los estimule con sus sueños, como a mí que se me está cumpliendo éste, que nació como un proyecto y que ahora es una realidad”.

Desde la misma perspectiva, Fischer sostuvo que “hace algunos años dijeron que el bandoneón se encontraba en extinción, pero no hay mentira mayor. Hay muchos jóvenes que descubren el instrumento y se ponen a estudiar, a tocar y porqué no, a experimentar nuevos sonidos”.

fischer3“En mi trabajo de restaurador”, expresó, “recibo muchos trabajos, pero también de cinco a seis pedidos mensuales de bandoneones para nuevos músicos lo que demuestra que no es cierto que este sea un instrumento de elite como marcan algunos”.

Consultado acerca del tipo de trabajo que desarrolló para crear el “Fischer”, destacó que dicho bandoneón “no está concebido como algo artesanal. Muy por el contrario, se trata de un proceso de trabajo con mi equipo en nuestra escuela- taller, integrada por unas 12 personas, que permite satisfacer una demanda de construcción en serie de 100 bandoneones anuales”.

Este grupo especializado se nutre básicamente de la Escuela de Luthiers de La Casa del bandoneón, lo que garantiza los recursos humanos para desarrollar el proyecto, algo impensado en otra época.

DSF210913002FISCHER“Esta propuesta”, comentó Oscar, “desmitifica aquello que alguien dijo en Europa acerca de que no se pueden construir nuevos bandoneones”.

Para mostrar esta teoría, Fischer viajará en los próximos meses al Viejo Continente a presentarlo, invitado especialmente por distintas ferias y clínicas del instrumento.

Explicó además que el material con el que está realizado es casi todo argentino, salvo unos implementos que se compran en República Checa.

Pero enseguida aclaró que “si hacemos algunos ajustes este bandoneón va a ser totalmente nacional” y anticipó que “para hacer la industria capaz de construir 100 bandoneones por año se necesita una máquina que cuesta 150 mil dólares y mi equipo de once colaboradores”.

fischer5En tanto sigue a la espera de este paso industrial “que me cambie la vida de restaurador a fabricante”, Fischer continúa disfrutando de este paso importante en mi vida y la de mi familia”.


También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.