Benjamín Prado o la historia de los extremos

“Leer este libro ‘Incluso la verdad (la historia secreta de Lo niego todo)”, es como mirar por el ojo de una cerradura. Como verse al lado de Joaquín, Leiva y un servidor, escribiendo las letras y la música para el disco ‘Lo niego todo’”, así comenzó la charla el poeta, escritor y periodista Benjamín Prado, quien es amigo de Sabina desde hace más de 20 años.

benjamin prado 2“Es un disco-libro así lo llamo yo, lleno de himnos, emoción, poesía bailable, estribillos adictivos y discusiones apasionadas seguidas de reconciliaciones, cervezas y otras cosillas memorables”, mencionó.

“Es la historia de los extremos a los que tuvimos que llegar luego de un mes de encierro, para encontrar la inspiración, y del trabajo que hay detrás de una obra que el público no conoce”, agregó.

“El público, y no tiene que ser de otra manera, no sabe lo que ocurre en el armado de un disco o un libro, solo cosecha las canciones que luego se convierten en éxito o no. Por eso decidimos contarles cómo se gestaron cada una de las composiciones con las peleas, cambio de ideas y sugerencias, para llegar al final de la última canción”, contó.

Además estas páginas incluyen los peculiares dibujos y manuscritos de Joaquín, las fotos de familia de su pareja Jimena Coronado en la intimidad de su casa en la bahía de Cádiz, y textos de artistas que participaron del disco como el mismo Leiva, Rubén Pozo, Ariel Rot y Jaime Asúa.

Prado aprovechó su estadía en Buenos Aires para presentar también su libro de poesías “Ya no es tarde”, que llegó a la Argentina después de su quinta edición en el mundo dentro de la colección Visor de Poesía.

benjamin prado“Estas son mis poesías que nunca serán canciones de Sabina (risas), porque son muy mías y las considero como de celebración”, destacó.

“En ellas están presentes la denuncia social y la experiencia de la muerte. Dominan los poemas en los que el acontecimiento amoroso supone una transformación radical de la propia identidad. Las miradas sobre el pasado y el futuro, la indagación en el yo y la realidad o el sentido último del viaje, entendido como un modo de alejarse hacia uno mismo”, contó.

“Por todo esto ahora,¿entendés porqué no pueden ser canciones para Sabina?, (risas).

“En definitiva, estas poesías son elementos vertebrales de esta historia que nos recuerda que intentar ser felices es otra forma de combatir a los enemigos de la justicia, la dignidad y la razón”, agregó.

“Siempre cuando me preguntan que viene después lo primero que se me ocurre contestar es vacaciones (risas) y comento que después de ‘Vinagre y rosas’ (su anterior colaboración con Sabina) y ‘Lo niego todo’, da que pensar que no hay dos sin tres”, concluyó Prado.

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.