Decidimos ponerle toda la atención a Los Nombradores del Alba


Una tarde lluviosa sobre Buenos Aires en un coqueto hotel de la zona de Balvanera fue el encuentro con Facundo Toro, Nacho Prado y Daniel Campos, unidos en Los Nombradores del Alba, aprovechando su estadía en Buenos Aires por un ciclo de recitales por el conurbano bonaerense.

«Llegamos para hacer una serie de presentaciones en el Gran Buenos Aires pensando que antes de fin de año debemos actuar en la capital, pero como vos bien sabés somos medio esquivos en eso de venir con frecuencia aunque debamos hacerlo», afirmó Facundo en el inicio de la charla.

«Si bien cada uno de nosotros tiene una carrera, ya como Nacho y Daniel nosotros o Facundo como solista, en los últimos tiempos decidimos ponerle toda la atención a Los Nombradores del Alba, formación de la que nos sentimos muy orgullosos porque es un homenaje a nuestros mayores a quienes le debemos la carrera», agregó Daniel.

«En mi caso tanto Daniel Toro como Los Cantores del Alba fueron mis maestros. Siempre los escuché y  me formaron con sus personales voces. Tener al lado a estos dos gigantes, Facundo y Daniel, me llena de orgullo», declara Nacho.

«Todo comenzó allá por el 2010 cuando decidimos juntarnos y editar un disco con 12 canciones de nuestros padres (Daniel Toro y Tutú Campos), que nos permitió recorrer la mayoría de los festivales del país», recuerda Facundo.

«Como carta de presentación nos pareció genial, pero siete años después decidimos hacer un segundo álbum en el cual juntamos diez canciones clásicas del folklore, con nuestro estilo», comentó Daniel.

A lo que Nacho agregó que «ahora que estamos pensando en el tercero, la intención es ya mostrar las composiciones propias que tenemos y que tienen  salir a la luz. Calculamos que antes de fin de año vamos a actuar en capital y el disco nuevo seguro que va a salir el próximo año».

«Tenemos el orgullo de ser hijos herederos de la historia musical del país», destacó Facundo y Daniel sumó que «debemos llevar la copla a través de los tiempos para que jamás falte una zamba, ni muera el carnaval y se siga bailando la chacarera en algún rancho».

«Somos conscientes que tenemos un gran camino en festivales especialmente en el norte argentino, aunque tenemos la gran deuda de tocar mucho más seguido en Buenos Aires, porque ya el dicho lo dice Dios está en todas partes pero atiende en la capital», afirmó Nacho.

Si rememoramos la chacarera que les da nombre, y con la que abrieron su primer álbum, encontraremos sintetizado el sentimiento de su canto.

«Yo soy cantor y si de cantar se trata, un toro corre por mis venas cuando el telón se levanta y llevo en el corazón lo que aprendí de mi tata».

«Vengo del sol del alma de nuestra tierra, de zambas amanecidas viejos Cantores del Alba, tu canto llevo Tutú, por donde quiera que vaya».

«Mi corazón les entrego a mis amigos, por compartir su camino, la senda de sus ancestros, por ser parte de su historia, herencia eterna del tiempo».


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.