Dentro del corazón de un gasolero radicado en Uruguay

Periodista, escritor, arquitecto, hoy radicado en Uruguay, Alfredo Fonticelli no deja de tener su corazón gasolero, para escribir su nuevo libro «Cuerpos celestes», en el que se hace eco del primer ascenso de Temperley en 1974, poniéndole una rica impronta de historias de política, sociedad y, por sobre todo, el sabor a barrio que nunca abandonó.

Fueron muchos años de angustia para el Celeste en busca del ascenso hasta que, por fin, en diciembre del ´74, con un empate logrado en Junín frente a Unión de Santa Fe en cancha de Sarmiento, se llegó a la meta; jugar en Primera División «A», la vieja división «A».

En diálogo desde Montevideo Fonticelli le contó a El Resaltador que «el libro tiene diversas líneas a lo largo de sus páginas. Hay un común denominador que posee cada uno de los capítulos que es el ascenso con anécdotas e historias, pero a su vez hay hechos sociales como el acontecer político de nuestro país, la muerte de Perón y el inicio de la represión a los movimientos populares».

«Existen muchas historias que me siguen de cerca ya que vivía a cuatro cuadras de la cancha, cuando jugaba en inferiores, los momentos de alcanza pelotas. Siempre mi intención fue darle vida y palabra a tipos que no están en las cosas grandes del pueblo. Por ejemplo, hay un herrero, un pizzero, un sastre, y entre ellos arman momentos decisivos en la vida de cada uno», contó.

«Están los recuerdos para aquellos héroes de Junín como el negro Corbalán, Alejo Escos, hoy en los Estados Unidos, Horacio Magalahes, Hernandorena, en fin, todos los muchachos, pero a su vez hice eco en momento fuertes como el regreso de Perón, su muerte y también las luchas de las distintas hinchadas donde se mezclaba el fútbol con las distintas agrupaciones peronistas», mencionó.

«No puedo dejar de recordar, como lo hicimos el otro día vía zoom con muchos amigos que se sumaron, lo mismo que Magalahes y Escos desde Estados Unidos, de aquel viaje a Junín en el tren que salió de la estación de Temperley y el regreso a la medianoche con el campeonato y la fiesta, aunque todavía no había luces en el Beranger, y la salida al balcón del plantel celeste. Fueron momentos inolvidables», recordó.

«Es verdad que la vida me llevó a radicarme hace ya 25 años en Montevideo, desde donde ya escribí cuatro novelas y dos libros de cuentos. Este me emociona, fue un placer escribirlo porque me permitió reencontrarme con gente como vos, con los que vivimos los mismos tiempos y la misma pasión por el Celeste. Nunca estuve más convencido de que uno puede cambiar cualquier cosa en la vida, menos su sentimiento y pasión por su club», afirmó.

«Espero viajar en febrero para ver si se hace realidad ese partido de fútbol que quiere armar Alejo (Escos) con jugadores de todas las épocas, los actuales, periodistas, dirigentes e hinchas en general y ahí sí que podremos darnos el abrazo que nos estamos debiendo», alentó Fonticelli.

La obra, ya en su segunda edición, se puede adquirir directamente en la tienda CeleManía que se encuentra en la sede social de la institución gasolera y, como repitió una y otra vez, Alfredo: «lo recaudado es donado para el club, porque ya tengo el honor que el libro fuese declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura de Lomas de Zamora».

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.