El Jardín de Bronce II: un regreso más crudo y realista


“Después de casi dos años reencontrarme con este equipo me brinda felicidad, es como un matrimonio creativo, se trata de reforzar el vínculo”, afirma Joaquín Furriel, protagonista de “El jardín de bronce” que, el domingo 9 a las 21 volverá a la pantalla de HBO con su  segunda parte, mientras que otros setenta países están esperando para ver cómo sigue la historia.

El éxito de audiencia de la primera, basada en el libro de Gustavo Malajovich, suscitó un rápido seguimiento de la productora que decidió continuar la historia de Fabián Danubio después de la búsqueda de su hija. Como admiten los implicados, nunca pararon de hablar del tema.

Malajovich explica que, después de la primera temporada “tratamos de ver qué panorama se abría ante el escenario que quedó planteado. En cuanto a Doberti (el personaje interpretado por Luis Luque que ya falleció), era una pieza esencial y se logró una coexistencia de dos tiempos diferentes para que reapareciese. Era importante la transmisión a Fabián”.

A Luque le extrañó mucho este giro del guión. “Fue divertido e interesante hacer la primera temporada. La idea es que vuelva en otro tiempo como contando lo que no se ve, lo invisible. No camina por los renglones de la hija, sino por el borde de la página. Las reglas las da la naturaleza. El es un observador. Tiene una lógica difícil, este tipo lee desde donde nadie ve. La segunda parte, para mí, al principio, era marciana. Venía de hacer ´Un gallo para Esculapio´…

“Me costó 4 o 5 días lograr la simpleza y el estadio en el que se encuentra Doberti. Pero me contuvieron. El mejor entrenamiento es la disciplina y estudiar”.

“Me sentí muy cómoda”, dice Maite Lanata, quien interpreta a la hija de Fabián, “Fue una búsqueda para conocer ese personaje mediante flashbacks lo que no se vio en la primera temporada, y desde el presente con su relación con su padre. Estaba haciendo ´100 días para enamorarse´y fue un desafío hacer las dos cosas a la vez. Es difícil reencontrarse y volver. Mi mamá me ayudó con las escaletas”.

Como no hay un libro de apoyo, los guionistas confiesan que “nos apañamos con la imaginación. Necesitábamos foguear a Fabián como detective, orgánicamente entra así Doberti, queríamos un caso que fuera de tipo emocional”.

Para Joaquín, fue “caminar y probar el pelo, la barba, fue como andar en bicicleta, fue ver a Fabián Danubio que estaba otra vez ahí, y fuimos directamente al hueso de esta historia atrapante”.

“Hay algo que Fabián todavía no encontró y el calzarse otra vez el traje de investigador lo que sigue haciendo es seguir buscando a su hija”. Esto es porque la hija de Fabián todavía no reacciona y otra madre (Paola Barrientos) pide su concurso para encontrar a su propio hijo, un caso que llevaba Doberti antes de su muerte.

Lo de Julieta Zylberberg fue diferente, “casi no me di cuenta, te quedas con las ganas, te empiezan a caer las fichar para ahondar en el personaje”.

Si la pregunta es si va a haber una tercera temporada, la respuesta encierra el enigma: “existe mucha materia prima, hay un cierre importante, hay mucho talento para seguir haciendo historias extraordinarias en este universo”.

“Es muy rico y tiene mucho potencial. Tiene mucho fuego interno. Va descubriendo su vocación oculta para hallar gente”.

Como en la primera temporada se acentúa el hecho de que Buenos Aires es la identidad de El Jardín de Bronce, aunque esta vez el universo es más crudo y realista.


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.