El Martín Fierro releido


Ficción poética y realidad histórica en el Martín Fierro II

Ficción poética y realidad histórica en el Martín Fierro II

“Ficción poética y realidad histórica en el Martín Fierro II- La Vuelta de Martín Fierro” es la segunda parte de un inmenso trabajo de, un enamorado de la historia, su provincia y la investigación.

Publicado por Diez Aguas Editores, el libro es el último eslabón en una serie de obras de este autor que merece una dimensión nacional.

Muchas historias y poca historia

Rememorando el año 1966, Dumrauf cuenta que “cuando me radiqué definitivamente en Chubut no tardé en advertir que esta progresista provincia carecía de una historia seria y documentada. Corrían muchos relatos y algunos trabajos monográficos. Había, como dije alguna vez, muchas ‘historias’ y poca ‘historia’. Me propuse entonces un ordenado plan para cubrir este vacío. Fueron apareciendo así ´Historia del Chubut´, algo así como una historia general de la provincia, a la que le siguieron la de la acción cumplida por la iglesia, luego la de la policía en dos tomos”. Así el autor se ocupó de “las tres instituciones básicas de una comunidad organizada: la Provincia, responsable del bienestar general de la población; la Iglesia, del cuidado espiritual y la Policía, de la seguridad de las personas y sus bienes, es decir, las tres instituciones cuyo fin es proteger y mejorar el supremo bien humano, la vida, tan poco respetada en nuestros días. Este tríptico fue completado con una serie documental de la que se han publicado ya seis tomos sobre una temática más amplia: Patagonia Azul y Blanca, Patagonia Tierra de hombres, La Cruz en el Lago y el Martín Fierro, obra con la que se busca impedir que caiga en el olvido la auténtica tradición cultural en esta parte de la Patria”.

La mirada sobre José Hernández
Ficción poética y realidad histórica en el Martín Fierro

Ficción poética y realidad histórica en el Martín Fierro

“La primera idea de analizar el Martín Fierro desde el punto de vista histórico surgió en 1972 al cumplirse el centenario de su aparición. En esa ocasión publiqué en un diario local cinco notas en ese sentido, que tuvieron muy buena aceptación y reiteradas insistencias de ampliar ese análisis. Influyó también el hecho de la poca importancia que se asignaba al histórico poema en los programas escolares. Apenas era mencionado, y ese poco reducido al análisis literario, con lo que se perdía su principal valor educativo”.

Con la publicación de la segunda parte de esta investigación a la que se abocó Dumrauf culmina su paciente análisis, ya que, terminada la primera obra: “continué entonces el trabajo. El plan inicial era reunir en un solo tomo el poema entero; pero a medida que iba avanzando me pareció más conveniente dividirlo en dos entregas, como lo hizo José Hernández y también porque en general la gente, y los estudiantes en particular, suelen asustarse cuando ven un libro voluminoso”, confiesa, conocedor de nuestras falencias como lectores.

La época como demarcación distintiva

“El contexto histórico es fundamental para entender y valorar la obra de Hernández. Aislado de éste pierde su verdadero y profundo sentido y queda reducido a un poema de carácter humorístico para amenizar alguna tertulia, cuando el propósito de Hernández era ofrecer una obra de alto contenido social y político. El enlace con la realidad actual hace que sea un poema histórico- nacional. La historia no es el relato de un pasado muerto, sino lo que palpita en el presente con la mira puesta en el futuro. En los programas de estudio de la enseñanza secundaria figura, en quinto año, la asignatura ‘Literatura Argentina’ y es penoso y lamentable que, en muchos casos, los estudiantes ni oyen hablar de José Hernández y su poema “poema nacional por excelencia”, al decir de Leopoldo Lugones”.

Volver al pasado para construir el futuro
Clemente Dumrauf

Clemente Dumrauf

Con extrema lucidez, Dumrauf concluye “considero que la revalidación de los méritos del ´Martín Fierro´ no puede ser más oportuna para contrarrestar la corrupción reinante en todos los órdenes. Es impensable que pueda obtenerse un cambio de esta situación sin un cambio general de valores y de política de formación humana para nuestros tiempos caracterizados con el cinismo, la superficialidad, el utilitarismo, el hedonismo… a los que Hernández contrapone los valores genuinos de la tradición cultural en la historia del poblador nativo: la religión, la familia, hábitos de trabajo, unión de los ciudadanos, justicia, honestidad, libertad…”


También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.