Facundo Saravia


«Sentí la necesidad de decir adiós al canto»


«Fueron muchas cosas. Sentí que había estado siempre en un lugar de privilegio y con el paso del tiempo noté que me costaba los últimos tiempos mantenerme como solista así que decidí hacer un teatro Coliseo y dejar ‘A fin de cuentas’, un registro en vivo», manifestó el ahora secretario de SADAIC, Facundo Saravia, acerca de su alejamiento de los escenarios.

Tras su paso por Los Zorzales, Los Chalchaleros y finalmente su etapa solista, Saravia le dio un punto final a su carrera artística.

«Compartí una adolescencia plena de música junto a mis hermanos Santiago y Don Juan con Gonzalo Barceló primero y Ramiro Manzanares después en Los Zorzales, etapa muy divertida que jamás olvidaré», dijo.

«Llegar a ser el último Chalchalero fue inimaginable para mí. Lo hice de la mano de dos inmensas personas: Ernesto Cabeza y Juan Carlos Saravia, Ernesto un ídolo, un maestro de pocas palabras y gran sabiduría», agregó.

«Después fui solista de casualidad -acotó- venía escribiendo canciones y fueron mis afectos más cercanos quienes me alentaron a grabarlas y si bien hoy me alejo de los escenarios, lo hago con el alma repleta de placer y felicidad por tanto cariño recibido».

Justamente en su etapa solista grabó los discos: «Transparencias», «Artesanos de la voluntad», «De changuitos y chinitas (junto a Yamila Cafrune)», «Facundo», «Por esas cosas de la vida», «Estaba cantado», «Buenas costumbres», «Rasgos naturales», «Tierra Salta» y «A fin de cuentas».

«Mi decisión fue bien analizada -sentenció-. Se murió mi profesor de canto Oscar del Río, algún problemita de salud, no disfrutaba tanto salir de gira, por eso sentí que 43 años con el canto fueron bien vividos y disfrutados. No tengo más palabras que gracias a todos los que me apoyaron en estoy y especialmente al público que me acompañó».

«Hay cosas que le están haciendo mal al folclore y no quiero ser parte de eso. Respeté a mi padre cuando decisión de ponerle fin a los Chalchaleros y nunca quiso una vuelta más allá de los varios ofrecimientos, por eso ahora yo le digo adiós al canto profesional, pero siempre me van a encontrar en una guitarreada o un asado con amigos», destacó.

«Mi padre era parte del directorio de Sadaic y yo era su suplente. Cuando él se fue quedé como vocal y ahora tengo la responsabilidad de ser secretario y me halaga la confianza que me dieron y es un honor trabajar al lado de Paz Martínez, Víctor Yunes, Teresa Parodi, Atilio Stampone, en fin gente con ganas de trabajar y hacer», expresó con entusiasmo.

«Llevo en mi corazón la noche del Coliseo donde la gente me brindó su cariño, pero los ciclos se cumplen y el mío como cantor pasó, ahora estoy abocado a trabajar por los derechos de los autores y compositores, es por eso que decidí grabar mi primero y último disco en vivo», manifestó.

En la chacarera «La agradecida», Facundo sintetiza su sentimiento:

«Mirando por sobre el hombro y de soslayo hacia atrás, alcanzo a ver el camino que en suerte a mí me ha tocado, y en los mojones mis hijos dándome luz al andar.

Que irá a ser de mi guitarra cuando ya no cante más, si se llamará a silencio de duelo la enfundarán, que ella siga dando vida no la dejen destemplar.

Adónde irán mis canciones y quien las recordará, lucecitas llamadoras donde me supe expresar, donde he dejado mi impronta, mi manera de pensar…».


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.