Fin del mundo


Hablamos con Julieta Limia, más conocida como Tita, baterista de Fin Del Mundo, una de las bandas emergentes más prometedoras de la nueva camada de rock independiente. Math rock, experimentación y bellas canciones forman su primer EP homónimo. Esto es lo que tiene para decir.


– ¿Cómo fue el proceso de composición y creación de las canciones del EP?

Las ideas para nuestras canciones nacen en los ensayos. Yan prueba una línea de bajo, yo le agrego una base de batería y a partir de eso, Lu y Juli empiezan a componer las guitarras.Para estructurar las canciones solemos juntarnos en una casa y tocar durante horas para definir cómo van a ser las partes del tema, y una vez definido esto, se pule en los ensayos. No es una zapada porque antes de empezar a componer hablamos del tempo que queremos que tenga, si será ternario, si lo hacemos en 4/4, pensamos también en los cortes, y no nos quedamos con lo primero que sale. Otras veces, alguna trae una idea de la casa y trabajamos a partir de eso para darle forma. La  verdad es que fluye todo con mucha naturalidad.

– ¿Cómo vivieron las primeras presentaciones en vivo?

Con muchos nervios. Habíamos tocado una sola vez cuando Bestia Bebé nos invitó a abrir su show en La Tangente. Era nuestra segunda vez en el escenario, teníamos un show de 20, 25 minutos, fue muy loco arrancar así, en un escenario enorme, con un sonido increíble y abriendo para una banda como Bestia. A pesar de que todas veníamos de tocar en bandas que se movían bastante, siempre arrancar con un proyecto nuevo es como resetearse musicalmente. Los nervios y la emoción de los primeros recis son como los de las primeras citas.

 – ¿De dónde surgió la idea de llamarse Fin Del Mundo?

Lucía y Juli, las guitarristas, son del sur argentino. Belén, la primera bajista que tuvo la banda, también.Juli y Belén vivieron casi toda su vida en Tierra del Fuego, en el famoso fin del mundo. Y de ahí surgió la idea del nombre. Queríamos que nuestras canciones remitan a los paisajes del sur: a las montañas, a las playas, al frío y la ruta. No tiene nada que ver con el apocalipsis, y fue casualidad lanzar el EP en un contexto como este. Aunque nos simpatiza la idea de hacer música para esperar el fin del mundo.

– ¿Qué sienten al formar parte de Anomalía Ediciones?

Por un lado, nos sentimos halagadas de que un sello como Anomalía, que maneja bandas como Archipiélagos, Puerto Austral, Hungría, quiera que formemos parte de su catálogo. Gracias a ellos pudimos hacernos un lugar en un circuito que no tiene mucha presencia femenina (algo que pasa a nivel mundial), como lo es el circuito emo/math/post rockero. La movida “anómala” creció muchísimo en los últimos años y estamos felices de ser parte de esto. El sello está muy bien organizado y es un placer trabajar con gente que entiende tanto sobre cómo moverse en el ambiente under.

– Si bien hay un poco de indie rock, math rock y post, Fin Del Mundo tiene un sonido muy personal, ¿cuáles fueron sus influencias al crear FDM? 

Es que justamente siempre pensamos que el sonido particular de FDM se debe seguramente a nuestro mix de influencias. Escuchamos desde bandasemo (Texas isthereason, Mineral, Nueva Vulcano), hasta bandas indie(Forth Wanderers, No Vacation, ChastityBelt). Nos encanta el post rock, somos fans de Mogwai, Expotions in theSky, GodisanAstronaut y a la vez también escuchamos música alternativa, y de ahí seguramente salen nuestros pasajes más ruidosos, por las bandas de toda la vida como Sonic Youth, Pixies, SmashingPumpkins. Con las chicas nos vivimos pasando música nueva, bandas que descubrimos y nos parecen interesantes. Eso hace que, al momento de componer, la búsqueda sea no quedarnos con un solo estilo. No encasillarnos en un género musical.

– ¿Qué significa para ustedes el poema de Alejandra Pizarnik que eligieron como letra para «La Noche»? ¿Cómo fue la elección de ese poema?

Cuando hicimos el tema “La Noche”, trabajamos primero a nivel instrumental y compusimos una estrofa donde queríamos que Lucía cantara. El tema estaba terminado, pero faltaba la letra. En ese momento, Lucía estaba leyendo “Árbol de Diana”, de Pizarnik y se cruzó con el poema «un cuadro de Klee», uno de sus favoritos del libro. Fue leyéndolo que Lu se dio cuenta que podía acomodar la métrica para cantarlo en la estrofa, y que quede perfecto. Parecía escrito para nuestra canción. Pensamos el poema como un conjuro, como un deseo, como querer que algo suceda. El poema en sí nos parece mágico porque puede ser entendido de múltiples formas: Muchas veces pensamos que habla de un encuentro con nosotrxsmismxs, otras de la re-interpretacion del “ego”. También pensamos que puede tratarse de un romance entre dos personas del mismo género y hasta de espejos que abren las puertas a otra dimensión. Dependiendo de la perspectiva desde donde se lo aborde puede tener una connotación romántica o de ciencia ficción.

¿Cómo ven el presente de la música emergente argentina?

Dejando de lado la situación actual de aislamiento, y pensando objetivamente podemos decir que por suerte cada vez son más las bandas nuevas con material super fresco e interesante. La pr

esencia femenina en las bandas también creció muchísimo, eso nos pone muy contentas. Además,en estos últimos años surgieron propuestas que nos llamaron mucho la atención, bandas como Losa Radiante, La Primera Especie, Boureal, Yon, Vs Meteoro, A2DDF, Tigre Ulli, etc. Lo importante es que el circuito se siga moviendo, que las chicas se sigan animando y que haya buena onda entre las bandas. Otra cosa que valoramos mucho es cuando las bandas más grandes apoyan a las emergentes. Como es el caso de las bandas de Laptra (Las ligas menores, Bestia Bebé, El mató a un policía motorizado) que siempre dan lugar en sus recis a las bandas nuevas, es un gesto muy piola para con toda la escena.

– ¿Cómo es un día de cuarentena para Las Fin Del Mundo? ¿Alguna serie, libro, juego o película para recomendar?

Como no podemos ensayar, para no aburrirnos programamos unas baterías y con eso estamos componiendo por separado sobre algunos temas que estaban levemente estructurados pre-cuarentena, así que seguimos trabajando a distancia.

Para esta cuarentena recomendamos el libro “la penúltima verdad” de Philip K Dick. Cuenta la historia de pequeñas comunidades aisladas en tanques subterráneos después de una guerra mundial. No pueden salir al exterior por la radiación y virus, solo pueden comunicarse entre sí y ver por televisión los discursos de sus líderes políticos que los alientan para permanecer por más tiempo en su encierro, fabricando armas y provisiones. Lo más interesante de la historia no es un spoiler, porque se sabe desde el primer momento, y es que NO hay ningún virus, ni radiación.

 – ¿Cuáles son sus planes para el resto del 2020?

Por lo pronto, salir a tocar. Todavía no pudimos hacer la presentación del EP en vivo, así que la idea es que apenas termine la cuarentena podamos llevar adelante los recitales que nos suspendieron. Por otro lado, tenemos muchas ganas de hacer una mini gira por Santa Fé y Córdoba, todavía ni la organizamos pero sabemos que queremos hacerla. También nos encantaría viajar a Chile y por supuesto tocar en el fin del mundo. Mientras tanto, seguimos trabajando sobre canciones nuevas para el año que viene sacar un LP.

– La última es para que digas lo que quieran 

Gracias por el espacio, pueden seguirnos en nuestras redes sociales: @lasfindelmundo y esperamos que esta cuarentena termine pronto para poder volver a tocar, es lo que más extrañamos. Mientras tanto, #StayHome y escuchen Fin del Mundo en todas las plataformas digitales!


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.