Grabaciones históricas reviven gracias al INAMU

conferencia prensaDesde la década del ’50 y hasta promediando los ’80 el sello Music Hall albergó un riquísimo catálogo de discos de rock, de tango y de folklore. Por diferentes cuestiones económicas el sello quebró y así esos trabajos quedaron en el olvido. Hoy, gracias al INAMU (Instituto Nacional de Música), más de 500 intérpretes podrán reeditar sus obras.
Para celebrar este acontecimiento se unieron nada menos que Charly García, León Gieco, David Lebón, Pipi Piazzolla, Miguel Cantilo, Raúl Porchetto y Miguel Mateos, entre otros, sumados a videos enviados por Gustavo Santaolalla y Billy Bond, con las autoridades del INAMU. Así se anunció la recuperación de más de 1.500 discos nacionales, los cuales podrán volver a ser editados por sus intérpretes principales o sus herederos.
rockas vivasMiguel Mateos, que tenía inmovilizado uno de los álbumes más vendidos de la historia de la música argentina, “Rockas Vivas”, afirmó que “hace más de 10 años quisimos recuperar nuestros discos, estuvimos más de 3 años en litigio y no pudimos avanzar, porque debía ser a través de un cuerpo colegiado como este, nacional, que nos nuclea a todos”.
El histórico catálogo discográfico que pertenecía a Sicamericana, sociedad anónima que se desempeñaba comercialmente a través de los nombres Music Hall, Sazam y/o TK, estuvo paralizado dentro de un proceso judicial de quiebra desde 1993. Esto impidió que obras claves de distintos géneros, como discos de Serú Girán, Astor Piazzolla, Pappo´s Blues, Anibal Troilo, Eduardo Falú y León Gieco, entre tantos otros, puedan volver a publicarse. Esto también imposibilitó que se generen recursos económicos para sus intérpretes, pese a que ellos fueron quienes realizaron esas grabaciones.
Si bien el INAMU, dirigido por el músico Diego Boris, no va a recibir ningún monto de lo que estas reediciones generen comercialmente, el organismo se reserva el derecho a percibir los importes que se liquiden por comunicación pública en las sociedades de gestión colectiva que representan a los productores fonográficos. Esta recaudación será destinada a la realización del Programa “Mi Primer Disco”, a través del cual se fomentará la primera producción discográfica de distintos solistas o agrupaciones musicales de nuestro país.
conferencia prensa 2“Nunca más debemos permitir que un patrimonio cultural tan importante como este, quede rehén de una disputa económica. Nunca más el silencio debe ser más importante que la música” manifestó Diego Boris, luego de realizar el acto protocolar de otorgamiento de las licencias, certificadas con la presencia de un escribano.
El evento finalizó con una zapada en la que participaron Charly García, David Lebón, León Gieco, Raúl Porchetto, María Rosa Yorio y Miguel Cantilo.
Gracias al empuje y gestión de Boris y el Instituto Nacional de la Música el catálogo vuelve a sus referentes indiscutidos, los músicos.
Entre los títulos destacados que se han rescatado se encuentran todos los registros de Pappo’s Blues hasta el “Volumen VII”; los de Billy Bond y la Pesada del Rock and Roll; los álbumes de León Gieco desde el primero hasta “De Ushuaia a la Quiaca”; “Música del alma”, de Charly García; y “Serú Girán” y “La Grasa de las Capitales”, del mismo grupo que integraban Lebón, García, Moro y Aznar.
porsuigiecoEntre las joyitas reencontradas también están, “Porsuigieco” (Porchetto, Gieco, Sui Generis, María Rosa Yorio), “Nayla”, de David Lebón; “Metegol”, “Televisión” y “Che pibe vení votá” de Raúl Porchetto y distintas épocas de Miguel Cantilo, como “Contracrisis” de Pedro y Pablo, o “Adonde quiera que voy”, de Punch.
De Zas, una de las bandas más referentes del pop-rock argentino, se encuentran los álbumes, “Rockas vivas”, “Tengo que parar” y “Huevos”; placas irremplazables de Arco Iris con su obra conceptual “Sudamérica o el regreso de la aurora”, Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre, La Máquina de Hacer Pájaros de Charly García, el Dúo Pastoral del que se destacan: “En el hospicio” y “Humanos”, y los primeros discos solista del querido Rubén Rada.
Entre los títulos de la música ciudadana, se recuperaron, entre otros, “Sur” y “Lo que vendrá”, del genial Astor Piazzolla; grabaciones de Pichuco Troilo como “La cumparsita”, “Quejas de bandoneón” o “El Pollo Ricardo”; “Organito de la tarde”, de Carlos Di Sarli; “Qué me van a hablar de amor”, de Héctor Stamponi; “Preludio nochero”, de Leopoldo Federico; “Alma de bohemio”, de Alberto Podestá; y “Cada día canta más”, de Alberto Castillo.
romance de la muerte de juan lavalleEn tanto la música nativa cuenta ahora con las obras “Sinfonías” del recordado Waldo de los Ríos, “Romance de la muerte de Juan Lavalle” a cargo de Eduardo Falú y Ernesto Sábato, “La Compañera” de Hugo Díaz y “Vallecito” de Los Cantores de Quilla Huasi con aquella incomparable formación de Carlos Lastra, Ramón Navarro, Oscar Valles y Carlos Palmer, “El canto de mi tierra” de Zamba Quipildor y “Santiago, vieja ciudad del barco”, de Los Carabajal.
Párrafo aparte merece una joyita como es el primer álbum de Gabriela, considerada como la primera voz femenina del rock nacional: “Mamá Mercurio ha venido por mí”.

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.