Jardín Botánico


“Nostalgia pop y sueños por cumplir”

Desde zona oeste, Jardín Botánico viene a marcar un quiebre en los sonidos contemporáneos para traer toda la nostalgia ochentera con sonidos poperos, estribillos pegadizos, autogestión a flor de piel y muchas ganas de divertirse. Para ello, nos comunicamos con Wendy, su cantante, y Lean, su bajista, en Salas Tifón, sus salas de ensayo en Ramos Mejía. Y además, debajo, les dejamos la review de “Hábitat”, su primer EP de estudio. Esto es lo que tienen para decir…

ER: Cómo se formó Jardín Botánico? ¿Qué cambios notás luego de estar en María?

W: Bueno, Jardín se formó de una manera particular (risas), hablando con un amigo, Fede, el guitarrista de la banda, de los dos surgió la idea prácticamente. Él había visto a María y se había quedado con esa imagen de hacer algo distante del hardcore punk, que ya lo venía haciendo con Los Cabrones, y a lo que nosotros estamos habituados a ver y hacer. Desprendiéndonos de eso, surgieron las ganas de formar esta banda. Al principio, éramos solamente nosotros dos, luego la primera persona inmediata fue Pancho, el bajista de Portland y de El Altillo, que hizo que empezara a traccionar todo y él trajo a Ari, que también toca en El Altillo, para que se encargue del batería. Ahí se termina de armar más o menos todo. Último vino Zeta, el tecladista que vino de la mano de Fede, pero bueno, todo surge de una forma muy graciosa. El anteaño pasado nos invitaron a participar en un festival de bandas, el BUE, que nos invitaban a tocar a cambio de las entradas para asistir al evento y ver a Gorillaz y todo eso, y habíamos armado todo esto que más que nada era hacer covers y divertirnos, como lo previo a lo que después sería JB. La química entre nosotros era muy linda, que nos unió por el lado del punk más bailable, con indie, con lo-fi y cosas. De esa manera (risas). María había surgido de una manera opuesta porque yo había sido la última en entrar, pero la intención era prácticamente la misma con las ganas de desligarnos de lo que nos acostumbraba y salir de la zona de confort por la música con la que crecimos. Ser los raros pero en otro círculo de gente (risas).

ER: Creo que desde el minuto cero que cada paso de Jardín estuvo completamente pensado…

W: Claro, nos tomamos nuestros momentos en cada ensayo para plantearnos el adónde vamos y el qué queremos hacer, cómo pensar los shows, todo lo pensamos desde ese punto, el hacer las cosas en serio pero seguir divirtiéndonos igual. Tiene mucho que ver el haber arrancado el año en Uniclub en el marco del festival de PaperHeart.

ER: Sobre todo con el momento que está viviendo el indie argentino, el ser una banda con cantante femenina, ¿qué creés que le podría aportar Jardín a la “escena”?

W: Dentro de la escena indie, que para mí ya lo viví con María, como un pequeño mundillo con bandas que son siempre las mismas, y frecuentan las mismas personas, porque si bien el público es mucho más grande, las bandas son exactamente siempre las mismas. Jardín lo que tiene de distinto es que no se parece a ninguna banda de acá, todo está pensado para que seamos distintos en pos de crear algo nuevo, con referencias de los 80’s y cosas de afuera, es lo que más nos interesa. Como que va más por ese lado, quizás más lo de indie que tenemos es nuestra forma de movernos, como pensamos las cosas, la estética, más que nada es el házlotu mismo y todo por ese lado. Pero en cuanto a sonido, creo que eso va a ser lo que va marcar la diferencia.

ER: ¿Cómo se tergiversó lo del indie, no? Siempre fue una manera de hacer las cosas y ahora se lo llama como si fuese un género…, justamente hace poco salió el EP, ¿cómo te sentís respecto al resultado final?

W: Fue medio controversial por como surgió el primer tema puntualmente, que fue “Saltar A Una Pileta Vacía”, porque Jardín es una banda que si bien yo soy la voz principal, tengo mucho respaldo en Fede que también pone voces y también le pone su impronta a los temas, y nos vamos intercalando “protagonismos” por así decirlo (risas). Como carta de presentación, creo que el EP es muy heterogéneo, cada tema iba a salir dirigido a un público distinto, cada canción tiene una identidad propia, pero elegir “Saltar…” es más que nada mostrar lo que era la banda y adónde queremos dirigirnos, con una estética más suave y dream pop, mientras otros temas tienen la rudeza de lo que más nos gusta.

ER: El contrapunto hace todo mucho más interesante también. Y Lean, ¿cómo vivís el cambio de pasar de la guitarra al bajo en una banda nueva?

L: Está muy bueno volver (risas), cuando éramos más chicos también teníamos una banda en la que ella cantaba y yo tocaba el bajo, el cambio es raro porque estuve muchos años tocando la guitarra, pero eso, está bueno, una linda forma de volver a probar este instrumento.

ER: Salieron las fotos por Gonza de WRRN, ¿qué se les dio por la estética tenista?

L: Hay una estética que estamos tratando de plasmar, algo más que englobe todo, que si bien con el arte del EP no está tan reflejado…

W: Pensamos mucho en conceptos, en todo momento, desde el arte de “Hábitat” que lo hizo Ari, nuestro baterista, a llevarlo a ideas físicas y materiales. Esta estética un poco retro, de deporte, es justamente todo el bagaje que nosotros pensamos a la hora de armar un tema, trayendo los 80’s, 90’s y principios de los 00’s, tratamos de plasmarlo en esa sesión en la que Gonza la rompió (risas). Las reales todavía no se vieron, nos acompañó con la cámara analógica y todo.

ER: Toda esa influencia pero sonando en versión 2019, porque debo decir que el trabajo de Tito en los Estudios Montiel fue impecable

W: La verdad que estuvo buenísimo.

L: Buscamos alguien de confianza y para nosotros desde el vamos pensamos en él. Fue como… Tito. Le dijimos “queremos hacer esta locura” y se copó (risas).

W: Justo él nunca grabó una banda del estilo, la verdad en uno de los temas nos dijo que nunca había grabado algo tan raro y loco como eso, y al haber grabado tantos proyectos con Fede también, el ir con alguien de nuestro círculo más cercano te deja poder moldear muchas cosas con más tranquilidad y mostrarle algo diferente que siempre está grabando bandas hardcore.

ER: ¿Qué se puede decir que se viene para Jardín?

W: Se vienen visitas a otros lugares de Argentina, seguramente el sur, Rosario con amigos… en mayo un festival muy importante que se va a hacer en el oeste en la Sociedad Italiana, centrado en bandas con participaciones de mujeres, la verdad es algo que tenemos muy en claro y que nos interesa compartir con artistas femeninas, y que en cada lugar que nosotros formamos parte, sentir que le damos la voz a todas las mujeres que usualmente no tienen tantos espacios en los recitales, siempre tratar de ir quebrando con esas cositas.

ER: La última es para que digan lo que quieran.

W: Muchas gracias por el espacio, la oportunidad de poder contar un poco lo que hacemos, ya lanzamos el EP completo, los invitamos a que lo escuchen y pasense por nuestras redes sociales @jardinbotanicobanda .

*Jardín Botánico “Hábitat” (2019) Independiente

Género: Indie / Dream Pop / Lo-fi / Rock

Puntaje: 90/100

Luego de una pequeña intro, los sintetizadores y sus melodías se apoderan de “Días De Anuario”, desprendiendo de inmediato las ganas de ponerse a bailar al son de Jardín Botánico. La premisa es simple pero pensada, canciones hechas para que se queden en tu memoria aún después de escucharlas y un sonido nítido como agradable entre los contrapuestos de la voz femenina con la masculina. Presentando algo distinto entre tanta saturación, “Hábitat” es una genial bocanada de aire fresco desde el vamos, destinados a hacer canciones en vez de temas. Luego “Pétalos” arremete con su onda ochentera cual banda sonora de fondo de cualquier boliche bailable de época. Los colores van variando con tonos cada vez más cálidos enfundados por un suave punteo de guitarra mezclado con la calma en la voz. La base es imponente y se encarga de marcar el paso tiempo a tiempo, dejando lugar a “Cinta En Llamas”, mi preferido del breve EP. ¿Por qué digo breve? Porque Jardín al fin y al cabo, te termina dejando con ganas de muchísimo más, cumpliendo con creces su cometido y dejando bien en claro que hay muchísimo por demostrar, decir y hacer. La recta final se ve marcada por la magistralidad de “Saltar A Una Pileta Vacía”, single que ofició como primera muestra de lo que es la banda, y dejando para lo último a “Tormento”, con la claridad de que esto recién está comenzando. ¡Estén atentxs a las novedades de Jardín Botánico! MD


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.