La unión del Rio de la Plata

gieco-agarrate-catalina-frecuencia945Con León Gieco, referente indiscutido del rock y el canto popular argentino y Agarrate Catalina, la indiscutida murga uruguaya, la fiesta se centrará en el escenario del estadio Luna Park los días 16 y 17 de este mes. El Resaltador juntó a Gieco y a Yamandú Cardozo -hermano de Tabaré- en el Bauen, y les pidió, en exclusiva, detalles de esta peculiar unión rioplatense, fruto de actuaciones montevideanas y de una gira por el interior del hermano país.

LG- Es una unión rarísima desde el punto de vista que lo veas, pero productiva desde otro lado. Por ejemplo, pienso que hubieron una serie de causalidades que me metieron a mí un poquito más en el mundo del hermano país. Desde antes de venir a Buenos Aires, en el ´65, ya escuchaba Los Iracundos, Cano y los Bulldog, los Shakers… Siempre me atrajo mucho la música de allá. Compuse “Las cruces de Belén” que es un tema para Uruguay, lo grabé con el Hugo Fattorusso y el Negro Rada; y la historia de una murga que va en un micro, “La banda de Calitón”, que quedó afuera del último disco, pero que encabeza el próximo que se va a regalar el día del show. La gente que vaya al Luna Park va a recibir un CD por su entrada, por partida simple. En la tapa está la Murga del ECUNHI, conformada por gente de entre 80 y 90 años, que tiene su taller allí.

“A eso agregale un mensaje que me llega a través de Gustavo Taranto, que Agarrate Catalina quiere grabar un tema conmigo. Yo los escucho en un CD en el que está la canción “Alrededor del fuego” y me pregunté quién la había compuesto, es uno de los mejores temas que escuché en esta década, y es de Tabaré Cardozo. Me pongo a investigar y encuentro un tipo que compone como si fuera la continuación de mis canciones. A ellos se les ocurrió hacer un concierto en el Teatro de Verano de Montevideo. Comencé a estudiarlos para poder compartir un par de canciones sobre el escenario. Fue un éxito total, que hasta el presidente Mujica nos fue a vernos, y aparece la oportunidad de hacer una gira por el interior de Uruguay, en la que decidí ir solo. Otro suceso en todas sus presentaciones y así surgió la idea de presentarlo en Buenos Aires y vender el show de Gieco y Catalina en los festivales del interior.

YC- Nos sentimos muy queridos en Argentina cada vez que venimos. Ya hicimos un Luna, un Rex… También es nuestra extensión natural. Uruguay es un país con el tamaño de una ciudad grande y para cualquier artista uruguayo, es como cruzarse al patio del hermano grande, es natural, sobretodo cuando uno se siente esperado. En este caso, venir con León también está bueno porque es muy rara la mezcla, pero como él, hemos acostumbrado a nuestra gente a que lo raro es habitual. La búsqueda de León ha pisoteado todas las etiquetas y para nosotros es una enseñanza. Con su guitarra y su armónica se anima a meterse con el folklore, con el rock and roll, hace candombe, murga, hasta rap, con coros, toca con una banda de metal…

LG- La respuesta a “por qué nos juntamos” es porque todavía no toqué con una murga. Ahora me parece algo increíble. Es el hecho de meterse de lleno en la sabiduría del folklore uruguayo, que me parece bárbaro. Gracias a ellos me enteré la historia de la inmigración que da por resultado lo que es la murga. Ellos son una cooperativa, por lo que tiene su fuerza y les va bien, se preocupan por las mismas cosas. Además tienen las parodias, esas cosas cómicas que hacen sobre el escenario y me dije: “están hablando de lo mismo que hablo yo en mis canciones, pero desde otro punto de vista”. Estamos tocando en un momento álgido con el asunto de papelera, en el que está buena la unión argentino- uruguaya, porque no somos políticos ni nos dejamos engrupir por corporaciones.

YC- Nosotros nos institucionalizamos con la Ley de Cooperativas Artísticas en Uruguay. Yo soy hijo de laburantes, mi viejo labura desde que tiene 13 años y nosotros hicimos la murga para no laburar (risas) Nos bancaron a los tres hijos para que nos dediquemos a lo artístico. Pero a lo que voy es que pagaron y aportan por la Ley de Sueldos, y nosotros también. A veces como más arroz que otros meses, pero no me puedo hacer el sota,  porque tengo la suerte de poder vivir de esto.

LG- Lo nuestro existe cuando nos contratan. No trabajamos todos los días, si no cuando hay espectáculo. Hay una tirantez entre si el músico es monotributista o independiente.

YC- Lo bueno es cuando se instala el debate.

LG- También está la pelotudez del que te pregunta por qué vas a manifestarte en Gualeguaychú si vas a tocar en Uruguay. Que lo solucionen los políticos, nosotros estamos para unirnos.

YC- Tenemos la suerte de tender puentes por encima de eso, de las banderas, de las pavadas.

LG- También casi nos pasó con Chile. Todos pusimos nuestro granito de arena para que no hubiera guerra. Yo lo hice con “Sólo le pido a Dios”, que me hizo exiliar.

Musicalmente hablando

LG- Concretamente en mi repertorio están los clásicos más el tema nuevo, y “Sueños de serpiente”, de Silvio Rodríguez. Son 6, más 6 de ellos con su puesta teatral; además de “Las guitarras del amor”, que me acompañaron en Cosquín, e Infierno 18, cuyo primer video, cuando tenían 12 años, me tenía a mí como tachero. Mirá cómo será la mezcla que a los tres días me fui a Santiago a tocar con Sixto Palavecino (risas).

ER- Es más o menos lo mismo que hiciste con Elpidio Herrera.

Leon y Agarrate-1LG- Que es el creador del último instrumento: la sachaguitarra, que no la conoce nadie. Le di un track en mi disco para que la dé a conocer, y le produje el CD. No sabemos si comercialmente existe la posibilidad de grabar con Catalina…

YC- Pero si no lo registramos seríamos unos tontos.

LG- Porque cuando empecé tenía una expectativa de dos discos y con esa ganancia poner una frutería en mi pueblo (risas) Leíamos reportajes de nuestros ídolos, de Mick Jagger, que decía que su grupo iba a aguantar un par de álbumes, y ¿cuánto podía aguantar yo! Los dos seguimos después de más de 30 años… Yo voy por el disco 60. También está bueno registrar los ensayos, porque uno ya es atemporal. Yo lo gozo, pero no sé cómo o por qué pasó. Tengo audiencia de pibes punk con la cresta levantada que me conocieron con “De Ushuaia a La Quiaca 2 y 3”, folklore puro. Toco tanto en el Cosquín Rock y en el de Folklore y paro en Bialet Massé que queda en la mitad y un día tocaba en un lado y al siguiente, en el otro, y me encantaría presentar Agarrate Catalina en el interior, con sonido y escenarios tremendos, como en Tunuyán.

Los orígenes del fenómeno

A pesar de que la charla fluía sola, hubo partes imperdibles, como cuando León contó que “Empecé a componer canciones por el choque eléctrico que te produce la ciudad al venir del campo. Ahora me puse a estudiar armonización y guitarra porque nunca lo había hecho en mi vida con Pedro Rossi, que toca con Liliana Herrero; y tengo una profesora para cuidarme la garganta. Creamos un plan de trabajo, para “sacar” canciones, como ejercicio”.

Párrafo aparte se merece la descripción de la foto que ilustra el CD: “Me di cuenta que era poderosa esta unión cuando me vi en la foto con la guitarra de Edelmiro Molinari, junto a la Catalina, ellos con sus trajes, en un muelle, con el cielo azul atrás. Esto es heavy, pensé, desde el punto de vista de la experiencia. No lo planteamos desde el punto de vista comercial, si no exótico. Mi conección con la música uruguaya viene también de una vez que en un teatro vino una nenita rubia y me dio su disco y tocó conmigo, y era Ana Prada; a la que invité a tocar en Cosquín. Allí estaba Galeano ese día. Toqué Dino, con Jorge Nasser, con Rumbo, con Emiliano y el Zurdo… Cuando escuché cantar al Zurdo me pregunté cómo hago para cantar con esta voz, y practicaba el dúo como bajo mientras andaba en bicicleta (risas).

YC- Nosotros siempre decimos que el Canario es el Gardel de las murgas. Nos quiso mucho aunque era muy peleador. El decía: “Gardel era Molina, yo grito mucho”, pero Molina vivía fondo con fondo con la familia del Zurdo. Se crió escuchándolo. El apodo se lo puso el Canario a los 12 años, cuando les faltó un bombisto y le preguntó: “¿Zurdo, te animás a tocar?” No cantó hasta doce años después. Tiene un metal, un cuchillo en la voz y es increíble cómo queda tu voz con la de él.

LG- Tengo videos y discos del Canario, y de la Matiné, una murga de viejos, producida por Pablo Trapero, para cuya película homónima compuse “Familia rodante”.

GIECO Y LA CATALINA-1

YC- Si León nos hubiera dicho esta canción la compuse para ustedes, le hubiésemos creído (risas) porque es nuestra vida, de colectivo humano subido a un cuatro ruedas que se sube a un mapa. Una bitácora fabulosa.

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.