Las mentiras de Sabina

Así como Abba con “Mamma Mia” tuvo su tributo, las canciones de Joaquín Sabina inspiraron la obra “Más de 100 Mentiras”, que en nuestro país protagonizará Luz Cipriota, y que se estrenará en el Teatro Liceo el 4 de abril.

De España con amor

Afiche de la obra en España

Afiche de la obra en España

La obra es un thriller de amor, comedia y deseo, encarnado por los personajes nacidos e inspirados en la extensa obra musical y poética de Joaquín Sabina y con una cuidadosa selección de sus canciones como protagonistas musicales.

“Más de 100 Mentiras” será dirigida por David Serrano (“Hoy no me Quiero Levantar”), responsable igualmente del guión, junto con Fernando Castets (“El Hijo de la Novia, “El Mismo Amor la Misma Lluvia”) y reposición coreográfica de Federico Barrios; la producción en Buenos Aires incluirá  la dirección  residente y coreográfica de Elizabeth de Chapeaurouge (“Joven Frankenstein”, “Hairspray”; “Forever Young”), la dirección musical de Gaby Goldman (“Mina, Che Cossa Sei”; “Rent”; “Forever Young”), y el diseño de vestuario de Fabian Luca (“Los Productores”; “Joven Frankenstein”; “Hairspray”; “Tita”).  La producción general es de Luis Scalella, Carlos Mentasti y con asesoría general de Pablo Kompel.

Versión local

El elenco de la versión Argentina promete ser una selección de los artistas más reconocidos del teatro musical de Buenos Aires incluyendo como  protagonistas a Luz Cipriota, Christian Gimenez, Diego Hodara, Sebastián Holz y Carlos Silveyra; y un ensamble destacado integrado por Jessica Abouchain, Karina Barda, Augusto Fraga,  Jimena Gonzalez, Pablo Juin, Agustín Macagno, Juan Jose Marco, Milagros Michael, Daniela Pantano, Carlos Perez Banega, Ignacio Perez Cortez, Nes tor Sanchez, Rodrigo Segura y Florencia Viterbo.

En el repertorio se incluyen 22 canciones del genio de Úbeda. Un recorrido por la obra musical de Joaquín Sabina, con temas como “Pastillas para no soñar”, “Yo quiero ser una chica Almodóvar”, “¿Quién me ha robado el mes de abril?”, “Y nos dieron las diez”, “Contigo”, “La canción de las noches perdidas”, “19 días y 500 noches”, “Más de cien mentiras”, “Pacto entre caballeros”, “Pongamos que hablo de Madrid”, entre otras.

“Más que mis canciones en “Mas de 100 Mentiras” están mis fantasías” – Joaquín Sabina

De qué va la obra

Joaquín Sabina

Joaquín Sabina

Parafraseando a Sabina, se divide en cuatro momentos:

Tenemos memoria: Tuli deja tres años de cárcel a sus espaldas pero carga con el peso de una obsesión: v engarse Villegas, el  hombre que lo metió allí y que acabó con la vida de su amigo Samuel.

Tenemos amigos: Junto a su antiguo cómplice Juan y su amiga Magdalena, la hermana de Samuel, intentarán matar dos pájaros de un tiro: Vengar la muerte de su amigo y hacerse millonarios.

Tenemos heridas, tenemos medallas, laureles de gloria, coronas de espinas: Juan fue el único que salió bien parado la noche en que Samuel murió y que Tuli acabó en cana. Casualmente Villegas es su tío y le puso un bar, el “Darling´s”, en el que se reúnen las prostitutas del barrio. Una de ellas es la novia de Juan: Magdalena.

Tenemos la duda y la fe, un alma en oferta que nunca vendimos: Juan, Tuli y Samuel fueron siempre inseparables, pero ¿puede fiarse ahora Tuli de su antiguo amigo?

Un comentario cantado

Sabina escribió lo que le pareció el homenaje que le hicieron en verso:

Cien representaciones de más de cien mentiras
celebra en la Gran Vía la troupe que me enamora,
del rock and roll al tango, del blues a la guajira
me honran, me traducen, me cantan, me mejoran.

Cuando el telón se abre en dos y dos no son cuatro
en este zarzuelero Broadway golfo y castizo,
por una vez coinciden las musas y el teatro
con su antro, su navaja, su puta, su chorizo.

Que el director dirija, que el arreglista afine,
que limpien los actores de caspa los neones,
que duerman abrazados los medios y los fines,
que en otros labios sigan latiendo mis pulmones.

Aunque muerto de miedo, amo estas candilejas,
sudo en el escenario, fumo en el camerino,
mis duelos y quebrantos, mis cuentos de Calleja
convergen en el caso de la rubia platino.

Gracias a los guionistas, los músicos, la vasca,
el productor, el notas, el crítico, el bombillas,
el que en plena tormenta se pica y no se rasca,
el Juande y la Manola que hacen cola en taquilla.

A estrenar el futuro, corrigiendo el pasado,
he venido esta noche por mi bombín de oro,
calzándome los guantes de boxeador sonado,
soñando con el tanga de las chicas de oro.

La orquesta del Titanic, hoteles, estaciones,
la luna es un semáforo de carne de membrillo,
me espera Buenos Aires, Serrat, otras canciones
y tres generaciones del rosa al amarillo.


no deje de seguirnos en www.elresaltador.com.ar/blog

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.