Lobos


De la metáfora a la laguna


En conferencia de prensa se presentó “Lobos”, la última película de Rodolfo Durán, junto a varios de sus protagonistas: Daniel Fanego, César Bordón, Anahí Gadda y Martina Krasinsky.

En la película también trabajan Alberto Ajaka, Daniel Fanego y Fabián Arenillas, con guión de María Meira.

“Fue un proceso de un año con preproducción y rodaje en Avellaneda y Lobos. La cuestión era explorar un poco el género policial. Venía de hacer comedia romántica (El karma de Carmen) y quise contar cosas que nos pasan todos los días, con una familia querible para el espectador”, define Durán a los Nieto, quienes no pueden salir de un círculo vicioso de robos y deudas de favores.

Con una salida de 20 salas, “Lobos” verá la luz el 14 de marzo, distribuida por Primer Plano: “Me enganché con la historia humana. Sentía que lo que estaba entre manos en la trama era que este hombre (su personaje) es la cabeza de una banda de ladrones, que es su familia. Comparten costumbres, el hábito de la pesca y tratan de rescatar los vínculos.

Cinco semanas duró el rodaje, cuatro en Avellaneda y una en la Laguna de Lobos, “muestran una familia del conurbano. Tuvimos apoyo de la municipalidad de Avellaneda que nos ayudó a conseguir locaciones y logística”

Los actores se quejan, entre risas, del frío que pasaron. Es que, como dice Bordón, “te dicen que vas a filmar en enero una escena en la que corres por el campo en slip y, por cuestiones de presupuesto, te toca rodarla en junio”.

Durán apunta que “cada acotación de los actores era porque estaban pensando en el relato y no en dónde estaba puesta la cámara. Me han dado un valor agregado”.

“Se trata de distintas capas de poder, policías y políticos, que se van sumado con deudas pendientes. Este es el drama que vive la familia. Tratamos de trabajar la ambigüedad. Si el ladrón es malo de entrada, la trama no tiene riqueza. Desde lo narrativo, si no hay contradicción, no hay drama”, afirma Durán.

Para Krasinsky, el filme “abarca todas las clases sociales. En el casting buscaban una piba que se la banque”, asegura recordando una escena clave en la que estuvo que estar en la laguna todo el día.

Gadda opina que “La mujer en esta familia que vive de la delincuencia, es el sostén, con escenas domésticas tratando de tapar ese mundo en el que viven. Es una historia de relaciones y emociones”.

“Todos entienden las reglas de devolver favores”, asegura Bordón, “Hay presiones. Te empujan a algo que no es lo que uno elige”.

Fanego recuerda haber dirigido a Luciano Cáceres, quien interpreta a su hijo, en Teatro x la identidad, “con César también nos conocemos desde hace mucho”.

Una de las anécdotas del filme es que la casa de laguna no figuraba en el guión. Estaba en un bosque. Durán quería armar un frente y filmar los interiores en Buenos Aires, pero descubrieron este establecimiento, convertido ahora en la cervecería de un camping, justo enfrente a la laguna.

En cuanto al título, Bordón trae a colación la frase popularizada por Thomas Hobbes de que “el hombre es lobo del hombre”, “Habla un poco de lo humano. Lo policial sucede a pesar de ellos”.


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.