Luis Caro nos muestra un “País semejante”


“Es un proyecto artístico con la necesidad de recrear autores e intelectuales de dos décadas lumínicas de nuestra cultura, forjadores acaso, de la vanguardia política de los años 70. Este tipo de formato libro-disco ya lo había producido anteriormente en ‘El mundo es un caballo’ del 2007, dedicado al poeta Juan Gelman y en ‘Mareas” de 2015″.

“País semejante” es el título del más reciente álbum del cantautor y músico marplatense Luis Caro, quien realizó una deliciosa recreación de obras de grandes compositores de la música popular argentina de la talla del Chango Rodríguez, Carlos Di Fulvio, Falú-Dávalos, María Elena Walsh, Dino, Polo Giménez, Cacho Valles, Jaime Dávalos y Félix Luna/ Ariel Ramírez.

La producción se presenta en formato de disco-libro con obras de Carlos Alonso, Felipe Giménez, Carlos Del Río, y otros destacados artistas plásticos. También aportaron sus textos Víctor Bidart, José Antonio Román, Carlos Polimeni, Sonnia De Monte, Rafael Bielsa y Nino Ramella.

“País semejante” es su disco número quince. Dueño de una vasta trayectoria de casi 40 años, a lo largo de los cuales compartió escenario junto a grandes artistas como Nicómedes Santa Cruz, Soledad Bravo, Amparo Ochoa, Los Jaivas, Víctor Heredia, FAcundo Cabral, Mercedes Sosa, Joan Manuel Serrat o Polo Montañez.

“Siento que entre la música y el libro hay una unidad estética indisoluble. Justamente, estar fuera del mercado me permite, tal vez, la herejía y la felicidad de hacer lo que siento. A mí todavía me interesa mucho el objeto cultural. Escuchar el disco, leer el libro a la vez, releer alguna cita poética, oler el papel, la tinta, disfrutar de las ilustraciones”, dijo.

“Siento que todo este colectivo de plásticos, diseñadores, escritores y músicos que forman País Semejante son amigos o amigos de los amigos. Todas estas disciplinas que integran la obra tienen que ver con mi vida. Tal vez la fascinación por la plástica me remita a Quito, en el exilio, donde viví en la casa de Oswaldo Guayasamín”, agregó.

“El teatro, la poesía y la narrativa me acompañaron toda la vida -acotó-. Tuve la fortuna de conocer a Juan Gelman y de musicalizar algunos poemas de su obra. Fue una experiencia valiosa que me permitió desarrollar mis dos libros “El Rastro, relatos de Madrid” del 2003 y “Morales, Moralitos” del 2012″

En referencia a la investigación folklórica recreada en el CD, Caro comentó que “es un trabajo de campo, sencillo, no académico. Está ubicado en tiempo sobre los autores de nuestra música popular en las décadas de los años 60/70 y en la necesidad de recrear esas canciones con una estética renovada, distinta. Un trabajo conceptual distinto. Tal vez, lo curioso es que lo realice un músico marplatense”.

“Yo vivía en un hotel y en aquellos tiempos de mi adolescencia pasaban por Mar del Plata, en temporada, grandes figuras del llamado boom folklórico de los ’60. Algunos se quedaron a vivir todo el verano, grandes maestros como Adolfo Ábalos, CanquiChazarreta, Raúl Carnota, Tito Segura, Los Hermanos López, Alberto Merlo. En fin. Toda la diversidad del género pasó por Mar del Plata. Es muy curioso, en una ciudad tan joven que tiene apenas 140 años, este fenómeno de pequeños retazos de identidad cultural. Mar del Plata entonces sería ecléctica y diversa, creo. No tendría la historia de Córdoba, la espesura de Rosario, ni la tradición del norte. Sería lo que es, empezando por la música popular”.

Lo acompañaron en el álbum y en las presentaciones en vivo un verdadero lujo de músicos como Juan Miguel Carotenuto en batería y producción musical, Juan Fermín Ferraris en piano, arreglos y coros, y Nicolás Pasetti en contrabajo.

“En un momento -recuerda Caro- me dio vergüenza, entre tantos grandes, incluir en la placa un tema propio como ‘Jujeñita’, pero el culplable es el baterista Juan (Carotenuto) quien me dijo “¿porqué no?”, y ahora que lo escucho tuvo razón porque es un tema que gusta mucho”.

“Formo parte de una generación que pagó muy caro el sueño de construir un mundo mejor y aquí estamos, reincidiendo de alguna manera, con el resto que nos queda para seguir intentándolo. Cada uno desde el lugar que encontró en el doloroso camino de nuestra historia. País Semejante reivindica claramente esa línea, esa vida. El valor de la metáfora, el valor de los sueños”, destacó.

“Lo que sí se registra es que en ese tiempo nuestra música popular tuvo grandes autores y también grandes composiciones. Los rumores de aquel país. El valor de la metáfora que desvivió a Fernando Birri y a tantos artistas, hasta su propia muerte. El valor de los sueños. Aquí algunas canciones de aquel país, el país semejante. Alguito de ese sueño que soñé alguna vez y que aún sigo soñando”, concluyó. LD

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.