Nahuel Pennisi


Cumplí mi sueño de volver al Opera


«Me siento muy feliz de haber regresado al teatro Opera, que fue un reencuentro con la gente que me sigue y también con un público que me descubrió hace poco y se encariñó con las canciones», de esa forma comenzó el cantautor Nahuel Pennisi su diálogo con elresaltador.com.

«No puedo estar más que agradecido a la vida -sentenció Nahuel-. Tengo 30 años, edité tres discos ya en mi carrera, recibí algunos premios, canto con grandes artistas como Abel Pintos, Teresa Parodi, Luis Salinas, Diego Torres, Carajo, Axel, Soledad, Chango Spasiuk, o del exterior como Ricardo Arjona, Franco de Vita, Fonseca y Niña Pastori. No me quiero olvidar de Gustavo Santaolalla, sin embargo  lo más importante que me pasó fue ser feliz con mi mujer Mayra, y la posterior llegada de Mateo dos años después. Ahora voy a ser nuevamente papá, por lo tanto la mejor forma de demostrar mi felicidad, es seguir cantando».

«Estoy feliz de cumplir el sueño de formar una familia. Gracias a mi mujer por sostenerme y acompañarme en este camino que vamos transitando juntos, día a día, de la mano y con mucho amor, aprendiendo de la vida y de los hijos», se emociona Nahuel.

Fue a principios del 2020 cuando Pennisi confirmó su gran proyección internacional en el Festival de Viña del Mar en Chile, al consagrarse en la categoría folklore donde se llevó dos galardones: Gaviota de Plata como mejor intérprete y Mejor canción por «Avanzar».

«El Opera fue el regreso a los escenarios, pero, gracias a Dios cuento con interesantes propuestas en los festivales de Jesús María y Cosquín, que es el sueño de todo artista», dijo.

Ante la consulta sobre si pensaba en la Consagración de Cosquín, Nahuel afirmó que «yo subo a cantar y a brindarme con todo lo que tengo arriba del escenario histórico Atahualpa Yupanqui, y si tengo el aplauso y el cariño de la Plaza, ya estoy cumplido. Si después viene la consagración bienvenida sea, pero no subo pensando en eso, subo pensando en cantar».

«Como es mi costumbre, sin perder la esencia del folklore argentino y latinoamericano, también le agrego otros matices, otros sonidos que me permite llegar a todo público. ´Renacer´ (título de su tercer álbum) es la palabra que me representa hoy. Aprendí mucho en este tiempo, en este proceso. El nacimiento de mi hijo, el impulso que le dio a mi carrera ganar en Viña del Mar, son cosas que me han cambiado. Siento que he renacido en varios sentidos”, agregó.

«Mundo» es la canción que compartió con Abel Pintos, se suma a «Compañera», «Vuelve», «Universo paralelo», que integran el álbum «Renacer», que contó con la producción de Julio Reyes Copello (Marc Anthony, Ricky Martin, Alejando Sanz) e incluye grandes músicos en el estudio.

 

El Opera

Con el público unido en un cerrado aplauso, Nahuel llegó al escenario, agradeció con emoción a su gente y ahí nomás comenzó con una de sus composiciones, «Somos», para luego ir mezclando los temas de su nuevo disco provisto de clásicos del folklore y piezas propias.

De esa forma se juntaron la «Canción de lejos» de Armando Tejada Gómez y César Isella, «Hasta que me olvides» de Juan Luis Guerra e inmortalizada por Luis Miguel, con sus temas «Universo paralelo», «Lejos de casa», «Desvío», «Compañera» (dedicada a su madre, a su abuela y a su esposa). «Mundo» tuvo el agregado de la imagen de Abel Pintos en dúo desde la pantalla.

«Gracias es lo que puedo decir en esta noche para mí única e inolvidable, que voy a llevar siempre conmigo. Por eso esta emoción, porque dentro de esta pandemia que estamos sufriendo todos, ustedes están aquí conmigo permitiendo que estrene mi nuevo disco y las canciones que ustedes quieren escuchar», expresó Nahuel, ante la cálida ovación de los asistentes.

En una noche de distintos climas, Nahuel, secundado sólo por su guitarra, realizó un bloque de zambas inolvidables del estilo de «Zamba por vos», «Piedra y camino», «Balderrama», cerrando con «La arenosa», ya con el agregado de la banda a pleno.

También le sumó un momento de chacareras, con «Alma de rezabaile» y «Corazón santiagueño», para luego seguir con «Abrojito» y «No te debo nada».

Momento de invitados en la mitad del concierto: primero con la presencia de Julia Zenko con su dulce voz para acompañarlo en la canción de María Elena Walsh, «La cigarra», y, con un clima más íntimo, comenzó a sonar un teclado en el fondo del escenario y Nahuel expresa «¿no me digan que ese que toca es mi gran amigo Lito Vitale?. Así fue y juntos compartieron el tango «Fuimos» y, como yapa, una hermosa versión de «Unicornio azul», de Silvio Rodríguez, unión de una excelente voz y un verdadero maestro, deleitando a los presentes.

Inmediatamente vuelve al medio de escena y con su guitarra entona: «Contigo a la distancia» del recordado autor cubano César Portillo de la Cruz, y «Ojalá», otro de los caballitos de batalla de Silvio Rodríguez.

Ya entrando en la última parte del show, con banda completa llegó el turno de «Primavera» emparentándose con «Mía», «Toco y me voy» y «Ser feliz» que, en su decir, es «un canto de esperanza para que se vayan a sus casas un poco más felices, como lo voy a hacer yo después de esta noche emocionante. Gracias por hacerme feliz junto a mi familia y más ahora con la enorme responsabilidad de ser papá».

También se produjo un hecho futbolero al jugar sobre qué parte del público aplaudía por River o por Boca, y por su club Defensa y Justicia de Florencio Varela, de donde es Nahuel, lo que ocasionó risas en el público. Acto seguido apareció en escena el reconocido periodista deportivo y conductor de ESPN, Marcelo Benedetto entregándole el premio Libra Seguros, por ser una figura destacada.

Ya en los bises aparecieron «Princesa», la «Oración del Remanso» de Jorge Fandermole (solo con la guitarra) y, como final de fiesta con la banda a pleno, «El témpano» de Juan Carlos Baglietto y otra composición del cantautor cubano Silvio Rodríguez, «La masa», cerrando el espectáculo con un gran saludo junto a todos los que trabajaron sobre escena : Pato Resico en bajo y coros, Juan Pablo Di Leone en flauta y coros, Mario Gusso en percusión, Javier Lozano en teclados y coros, Mariano Delgado en guitarras y los músicos invitados: Damián Bolotín en violín, Rolando Goldman en charango, Milagros Caliva en bandoneón, Iván Barrios en trombón, Matías Bahillo en trompeta y Nico Segovia en charango.

Nahuel Pennisi demostró una vez más que es una de las voces privilegiadas de la música popular porque sabe combinar el folklore, la balada, el pop, la bossa y hasta el tango, además de sus composiciones. Con generosidad, brindó la oportunidad de ser telonero, al grupo vocal e instrumental Sauda de Mar del Plata, quienes mostraron su arte en temas como «Luz del aire», de Divididos o la «Zamba para olvidarte», de Daniel Toro y Julio Fontana, mostrando un interesante nivel.

También guarden, twiteen y compartan desde:
    Bookmark the permalink.

    Comments are closed.