Oscar Esperanza «Chaqueño» Palavecino

“SOY UN AGRADECIDO A LA VIDA Y A MI PUEBLO”

Si hay algo en la vida de Oscar Esperanza “Chaqueño” Palavecino que no se puede dejar de destacar es que en cada entrevista se repite la sencillez y la nobleza con que encara cada encuentro.

chaqueno-palavecinoSin el sombrero ni la pilcha de gaucho, con jogging deportivo y unas zapatillas cómodas recién compradas, el Chaqueño inició el diálogo con “El Resaltador” comentando con alegría el lanzamiento de la publicación y su incondicional disposición para con nosotros.

“¡Cómo no voy a estar agradecido con vos, por todo lo que hacés por los cantores populares, Luisito!”, nos recibe, “si hace ya varios años cuando llegué a Buenos Aires me recibiste y escuchaste mi canto, y nunca me voy a olvidar de aquella noche, cuando tenías un espacio en FM Palermo y para allá fui. Tu changuito tenía unos meses, y ahora tiene ya 16 años, ¡qué viejos estamos!” (risas)

Así una nota periodística se transforma en una charla de amigos con recuerdos compartidos a través de los años, en festivales, grabaciones y presentaciones.

chaquenio-210chMI CIELO TERRENAL

“Con una guitarra y nada más
yo vengo a decir de donde soy
mi pago es el cielo terrenal
donde por suerte vive Dios.

Mi traje de gaucho puede hablar
de amor y de manos de mujer
y el poncho que llevo es del lugar
de Martín Güemes vea usted…”

Las estrofas de la zamba “Mi cielo terrenal”, la composición que da título a su último trabajo, condensan su sentir y sintetizan su forma de pensar, plasmada, en su mayoría, en las letras del Yuyo Montes, con producción, dirección y arreglos musicales de Paíto Figueroa (ex Los Nocheros y Jorge Rojas).

“Es un disco que tenía muchas ganas de hacer especialmente para compartirlo con el Yuyo, quien es uno de los autores más interesantes de los últimos tiempos porque siempre nos sorprende”, explica el Chaqueño mientras almorzamos.

“Uno tiene la enorme responsabilidad de andar por los festivales del país y de algunas naciones limítrofes como Bolivia y Uruguay, y siempre debe buscar regalarle a su gente piezas nuevas, más allá de los clásicos que nunca puedo dejar de cantar. ¿Vos te imaginás un  recital del Chaqueño Palavecino sin “Amor salvaje”, “A Don Amancio”, “El dedo en la llaga” o “Amorcito”, por decirte sólo algunas? Pero al mostrar canciones nuevas uno piensa que en el futuro algunas llegarán a tener esa importancia, y otras quedarán en el repertorio guardadas… ¡sino tendríamos que hacer recitales de 10 horas para complacer a todo el mundo!”, se ríe, mientras habla con entusiasmo de su compacto.

chaquenio-105-ch-199x300RECETA SIN SECRETOS

“…Ya suena en el arco de un violín
que vengo de un pago sin igual,
de un pueblo al que para ser feliz,
ni le hace falta el carnaval.

La luna en mi valle calchaquí
está más cerquita que un tonel
y el duende que baila en su candil
tiene perfume a Torrontés…”

Desde “Mi cielo terrenal” el Chaqueño enarbola con entusiasmo la bandera de la argentinidad, expresando que “soy un agradecido a la vida, a nuestro Señor Dios, y a la gente que con su cariño me da fuerzas para continuar este camino del cantor, y dentro de mis posibilidades poder brindarle el espacio a la gente joven que viene buscando un lugar y por ahí no tiene suficientes espacios para mostrar los suyo. Nosotros, los que ya tenemos algunos años en esto, tenemos el deber de darles una mano, lo mismo que a los nuevos poetas y letristas”.

A la hora de encontrar su repertorio “No hay secretos. Las chacareras, las zambas, las chamarritas, los huaynos y hasta alguna canción forman parte de mi estilo. Canto lo que me gusta y soy sincero con lo que hago para no fallarle a los que me siguen, a los que quizá les cuesta mucho poder sacar una entrada para un recital. De eso nunca me olvidé porque alguna vez también fui un laburante cuando andaba por las rutas en los colectivos y escuchaba en el pasacassette los temas de Horacio Guarany, del Pitín Salazar o Las  Voces de Orán. No me olvido de cómo empecé”, reflexiona con seriedad. El destino quiso ponerlo nuevamente tras el volante de un camión en su debut cinematográfico, nada menos que acompañando a  Soledad Pastorutti y a Larguirucho, el querido personaje de García Ferré. La producción infantil, “Soledad y Larguirucho” se estrenará para las próximas vacaciones de invierno.

cartelera-trichaco-214x300LOS 10 AÑOS DEL TRICHACO

“Las cosas que canto bien o mal,
las canto poniendo el corazón
mi tierra me ha dado este cantar
y es para mí una bendición.

Se acaba la zamba y ahora sí
tal vez no haga falta aclarar
me saco el sombrero y digo aquí
que soy de Salta y pa´que más”.

En “Soy de Salta y hago falta”, las palabras de quien en su tierra natal, es “Ciudano Ilustre”, no tienen fecha de vencimiento, están fuera de todas las modas y los éxitos efímeros, certificadas por  más de 20 años de carrera.

Junio lo encuentra junto a sus músicos en el Teatro El Círculo de Rosario, el 9, y los días 22 y 23, en el teatro Colonial de la localidad bonaerense de Avellaneda.

Pero su presentación más esperada es la del TriChaco, el festival que organiza todos los años, y que se desarrollará del viernes 13 al domingo 15 de julio, en su 10º edición. Este año el momento más emotivo sobre el escenario surgirá con el tributo al recordado violinisto del Chaco salteño, el Negro Gómez quien integró  Pilcomayo Tres, agrupación a la que el Chaqueño perteneció cuando tenía 23 años.

La ambiciosa grilla reúne a destacados artistas que participarán en estas jornadas solidarias:

Viernes 13: Sergio Galleguillo, Grupo Guinda, Ternura, Los Huayra, Los Tekis, Los Diableros de Orán, Palavecino Bross, Marcela Ceballos, Ballet de Silvia Centurión y Ballet La Quiaca.

Sábado 14: Grupo Ivotí, Los Carabajal, Las Voces de Orán, Los Nocheros, Facundo Toro, delegaciones de San Juan y Paraguay y el espectáculo 100 % Lucha.

Domingo 15: Soledad, Guitarreros, Pastor Luna, Voces de Mi Tierra, Delegación de Bolivia, Ballet Palo Santo y el final de fiesta con la actuación del Chaqueño Palavecino junto a los fuegos de artificio con los que se despedirá “hasta el próximo año”.

Chaqueno-0221ch-150x150

 

“Vamos a seguir trabajando por las necesidades de la gente en el Chaco salteño hasta que Tata Dios me quite las fuerzas para continuar, porque estos encuentros son tanto o más importante que cualquier festival grande. Es el compromiso del cantor al que llaman popular, con su pueblo”, resumen Oscar con la sabiduría de quien muchas, de las buenas y de las malas, superando los tiempos difíciles con trabajo y coherencia artística que nunca dejó atrás su pago de Rancho el Ñato en su inolvidable Chaco salteño.

“…Tal vez para nuestra gloriaesté en Victoria la salvación,
pero nada más que un rato,
que a Rancho el Ñato
soy volvedor”.

Por Luis Digiano (exclusivo para “El Resaltador”)


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.