Prófugos


El gran escape


Una de las escenas más impactantes del primer capítulo

Una de las escenas más impactantes del primer capítulo

A mediados de este mes regresa a la pantalla de HBO y HBO HD la segunda temporada de la exitosa serie original “Prófugos”. El 15 de septiembre a las 22 se verá el primero de los trece capítulos que relatan cómo sigue esta historia que reúne a tres delincuentes y a un policía infiltrado que terminaron, tres de ellos (Mario Moreno- Luis Gnecco, Alvaro Parraguez- Benjamín Vicuña y Vicente Ferragut- Néstor Cantillana) en la cárcel, y el cuarto, Don Freddy- Alfredo Castro en el desierto de Atacama, volviendo a recomponer su banda, el Cartel Ferragut.

La serie cuenta con la producción y dirección general del realizador chileno Pablo Larraín, quien fuera nominado al Oscar por su filme “No”, protagonizado por Gael García Bernal, y cuenta con la colaboración de Adrián Caetano.

Una producción increíble, a cargo de HBO.

Una producción increíble, a cargo de HBO.

“En todo lo que hace Pablo hay una búsqueda… filmamos en una cárcel real durante un mes y medio con la tensión palpable y la angustia, ya que se buscó el realismo… al final no sabés quién le roba a quién, si la ficción a la realidad o viceversa”.

La primera temporada de “Prófugos” obtuvo numerosos premios internacionales. Para recordarla se prepara una maratón por HBO, además de poder verla por los formatos de On Demand y GO.

Vínculos non sanctos

La segunda parte comienza 18 meses después, “si bien el punto de partida fue el narcotráfico”, explicó el actor chileno, “ahora se profundiza el thriller y el aspecto político está muy presente”. Su personaje, de un detective infiltrado en la organización delictiva, “pasa a no creer en nada. Es un tipo bueno que se convierte en malo. En esta segunda parte mantuvimos la acción pero tiene más que ver con los vínculos”.

El paisaje chileno: extremos y maravilloso. 

La serie fue filmada durante siete meses en paisajes extremos del vecino país, “que funcionaron como metáfora de la asfixia que plantea la historia”, especifica Vicuña, “la exigencia del rodaje nos demandó un fuerte entrenamiento porque había que filmar a 4000 metros de altura en el desierto de Atacama, donde nos apunamos, o en Punta Arenas, donde el viento te corta la cara. O las tomas de peleas con coreografías bien diseñadas para no lastimarnos. Se filmaban en un día y medio, pero se ensayaban durante semanas. Vivimos eso, la cara de susto que se ve en algunas escenas (como en la que son trasladados en una canasta que pende de un helicóptero) es de verdad” (risas).

El intérprete tuvo dos escenas comprometidas… y ambas en un baño. “La primera está muy bien editada porque terminé vomitando”, admitió. Durante la segunda tuvo que estar desnudo durante dos días: “Elijo los proyectos y trato de contextualizarlos, pero no es fácil estar así rodeado del equipo técnico, tus compañeros, el catering (risas). Pero es diferente a lo que pasa en ´Farsantes´ donde prima la sutileza, la elegancia, el subtexto. A mí me gusta apostar para la reflexión o el debate. En Chile estamos muy atrasados en estos temas”.

De Chile para el mundo

Benjamín Vicuña a la cabeza del reparto trasandino.

Benjamín Vicuña a la cabeza del reparto trasandino.

Lo que Vicuña valora más de esta serie, la primera trasandina de orden internacional, es “esa mezcla entre lo poético que aporta Caetano y el equipo de producción de Larraín que está conformado por un grupo de obsesivos por el trabajo. Eso la hace profundamente original que es lo que persigue HBO, un formato con ese espíritu diferente que está cosechando muchos fans a lo largo del mundo, desde Estados Unidos, Latinoamérica, hasta Malasia. Afortunadamente vamos por un buen camino, sin abandonar el espíritu de trabajar para la región. Se superó ese objetivo y se logró un gran impacto”.

tres de los protagonistas inician esta temporada en la cárcel

tres de los protagonistas inician esta temporada en la cárcel

Aunque afirma que “los pasos de mi carrera no son muy conscientes”, su elección de Alvaro Parraguez, el Tegui, su personaje en “Prófugos”, “que tiene muy lindo recorrido”, afirma Vicuña, “El viaje que tiene que hacer es el de encontrar una nueva identidad. Era un ex detective infiltrado que pasa a no creer en nada. No es nadie y, de a poco, estos delincuentes pasan a ser sus compañeros, pero sufre una añoranza porque quiere volver a la normalidad, aunque lo hayan traicionado. Se transforma en un asesino que vive una vida de mierda y no se puede bajar de esa montaña rusa. En algún momento encontrará el amor… una rosa en el desierto y quiere abandonar la banda… Uy ya te conté casi todo” (risas).

“Prófugos” es una miniserie con la que “el público se identifica en distintas latitudes porque la ambición y la corrupción son cánceres que atraviesan la humanidad, por eso ha impactado tanto. Tengo mucho cariño por esta serie. Firmé en cuanto terminé de filmar `Fuga` porque tenía mucha fe en Pablo (Larraín). Espero que tenga una tercera temporada”.

Cómo sigue la trama

La prisión es un personaje más de la serie.

La prisión es un personaje más de la serie.

Al final de la primera temporada poco quedó de lo que fue el Cartel Ferragut. La líder del cartel Kika Ferragut y Oscar Salamanca (Francisco Reyes) murieron inesperadamente, mientras que Mario Moreno (Luis Gnecco), Álvaro Parraguez “Tegui” (Benjamín Vicuña) y Vicente Ferragut (Néstor Cantillana) fueron traicionados por Laura Ferragut (Blanca Lewin) quien huyó con el botín, dejando en manos de la policía a los que eran sus aliados. Habrá muertes imprevistas, y el engaño y la traición que marcaron el final de la primera entrega determinará cómo siguen las vidas de Vicente Ferragut, “Tegui” Parraguez y de Irma Salamanca (Camila Hirane) tras ser detenidos.

Por su parte, Mario Moreno (Luis Gnecco) se convierte en uno de los hombres más temidos dentro de la cárcel, y trata de vengarse de sus ex compañeros, responsables de su arresto. Laura, en tanto, regresa a Chile, esta vez acompañada por Don Freddy (Alfredo Castro), su nuevo aliado y socio en una complicada operación para traficar heroína desde el Norte Grande del país en contacto con la mafia Australiana. También vuelve Antonia Zegers en el papel de Macarena Munita, que ejerce ahora el cargo de ministra del gobierno.

Impacto a nivel político

Enfrentados en la adversidad

Enfrentados en la adversidad

Algo que llama la atención en esta nueva entrega de “Prófugos” es el derrotero que tomando el mismísimo Presidente de la Nación, al que los universitarios tienen en vilo (cualquier parecido con la realidad es puro cuento) y se entera de en una cárcel que tiene que albergar 500 delincuentes, hay 1800 con las inevitables consecuencias de incendios, muertes y fugas: “Este tipo de cosas no pasa en Chile”, afirma pasmado.

Es que “Prófugos”, como resumen Benjamín Vicuña, “encontró un lenguaje en sí mismo que radica en esa verdad sin cosmética en sus elementos narrativos y una actuación descarnada”. Bienvenida sea.


También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.