Radio Túpac, donde reina el streaming


Aislamiento, confinamiento, cuarentena, barbijo, permisos, coronavirus, varados, fases, prueba piloto, COVID-19, palabras que se volvieron cotidianas de un día para otro. Tanto es así que ya ni nos acordamos qué estábamos haciendo en el minuto anterior a enterarnos que ya no podíamos salir de casa. Que se hizo imposible planear otra salida que no fuera a la farmacia o al supermercado.
Han sido dos meses casi distópicos en los que los amigos se han unido a través del wapp y han organizado cumpleaños gracias a zoom. Más de los 40 días que dicta una cuarentena hemos aguantado pasando unas 23 horas en cada casa. Con trabajo limitado, transporte en forma esporádica y esa limitación espantosa de no poder abrazarse, así estamos pasando este 2020.

Cuando volvimos de transmitir el Festival de Cosquín con Radio Túpac donde Latinoamérica Vive este año, no pensábamos en otra cosa que en el próximo viaje, en ir al estudio René Careaga y seguir con nuestros programas. Pero la realidad nos golpeó.  La primera semana, con programación de emergencia, hubo un reajuste esencial: transmitir igual y desde casa.

En la intimidad de lo que es la producción de cada uno comenzó la reinvención. Se probaron todas las app que estuvieron de moda para comunicarnos, entre nosotros, con los invitados y el seguidor de la radio. Porque la comunicación es lo que no podía faltar, era primordial continuar la tarea que nos habíamos propuesto cuando nos volvimos tupaqueros de ley. Hubo muchas reuniones virtuales donde, más allá de escuchar indicaciones sobre cómo salir al aire desde nuestros hogares, nos divertimos bastante. Ser parte de una comunidad ayuda a no estar solo frente a estas situaciones, y contar con la experiencia de todos para solucionar los problemas. Mientras otros, tanto de radiodifusión por aire, como por streaming, se quedaban, Radio Túpac, mediante los hastags #QuedateEnCasa #QuedateEnTúpac, imaginó cómo seguir.
Cada uno bautizó su lugar de salida (en nuestro caso, el comedor, con la discoteca atrás, como si estuviéramos en una radio verdadera) como un estudio aparte. Cada uno aportó su granito de arena y contagió a los entrevistados. Radio Túpac sigue, su productora que, a su vez apoya a las demás en las que confluyen sus conductores, está más viva que nunca, con artistas nuevos, transmisiones de recitales desde sus casas. Nos llamó la atención que muchos artistas y jefes de prensa, buscando lugares donde poder compartir sus trabajos, se asombraran de que nosotros seguíamos sin problemas.

En nuestro caso particular, a La Llave del Mandala, El Resaltador y Rompiendo Cadenas, se sumaron dos horas del Deportivo, una iniciativa que ayuda a expandir el horizonte de la radio con una nueva propuesta. La mesa se ve invadida de suplementos deportivos, de cd´s, acceso a plataformas vía celulares, libros y toda clase de elementos que encontramos.

 

«Bienvenidos a casa» se convirtió en la frase para empezar el programa, una frase que, seguramente, cuando regresemos al estudio se mantendrá: «Bienvenidos a casa, bienvenidos a Túpac».


También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.