Rubén Ehizaguirre: «La música sale del corazón del cantor y entra en el de la gente»


Como una forma de continuar en actividad, a pesar del aislamiento que viene sufriendo la Argentina en toda su extensión y el mundo entero por la pandemia del Covid 19, Los Nocheros decidieron hacer una serie de recitales vía streaming, reviviendo cronológicamente sus discos. Primero fue el turno de «Con el alma», luego llegó «Tiempo de amor» y el sábado 18 a las 20 interpretarán «Ven por mí», al que el público se podrá unir abonando una entrada por Ticket Hoy, que disfrutará toda la familia. La recaudación será donada con fines solidarios.
Por ese motivo Rubén Ehizaguirre, integrante del conjunto salteño, nos permitió entrar en su casa para dialogar con El Resaltador desde Salta La Linda, manifestando que «con los changos estábamos hablando en qué hacer en esta época difícil y Kike (Teruel) empezó a pensar que sería bueno recorrer nuevamente los temas de nuestros primeros discos. Ahí surgió la idea que nos dio hasta ahora muchas satisfacciones y que vamos repetir el 18 de este mes».
«El grupo ya cumplió sus 34 años de trayectoria y cuando me preguntás cómo recuerdo aquella consagración de Cosquín 94, me remonto más atrás. Primero en el 92 que llegamos a Cosquín para vender nuestros cassettes con Mario y Kike, un año más tarde con el Pala Aguilera logramos la revelación en el Festival de Baradero, y ese mismo año Cacho Tirao nos dio una mano impresionante cuando nos conoció en la peña La Real para llegar al escenario mayor. Recuerdo que nos hicieron firmar un contrato sin paga para el ´94 y logramos la consagración ya con Jorgito Rojas, reemplazando al Pala en la formación, en una edición que se llamó La del Abrazo Latinoamericano, que contó con las actuaciones de Tania Libertad, Cecilia Todd, Toquinho, entre otros», agregó.
«No me voy a olvidar -acotó- que nosotros estábamos sin discográfica ni nada y había una gran pelea, por decirle de alguna manera, por la consagración entre Yamila Cafrune por un lado, y el querido cantorazo Alberto Oviedo por el otro. El día de la consagración nos invitaron a un almuerzo donde se encontraban los miembros de la comisión municipal y el jurado, y nos hicieron cantar a capella nomás. Ahí nos dimos cuenta que podíamos llegar a ser consagrados».
«En aquel momento hubo un movimiento de renovación en el folklore del cual fuimos partícipes junto a Los Alonsitos, Cuti y Roberto Carabajal, con Norberto Bacón como productor y más adelante llegaron la Sole, los Tekis, en fin hubo un cambio con nuevos autores que le dieron un empujón al género muy importante. En nuestro caso ya veníamos haciendo zambas y chacareras diferentes con poetas como el Yuyo Montes, La Moro o Jorge Díaz Bavio, incorporando batería, teclados y vientos para un sonido diferente. Recuerdo que llegábamos a los festivales y molestábamos a los sonidistas acostumbrados a ponernos dos micrófonos, por lo que nos escupíamos entre nosotros al cantar (risas), pero todo cambió y exigíamos otro tratamiento para sonar como corresponde».
«Después llegaron más discos, giras, escenarios, la peña Sonckoy Carabajal en la calle Corrientes, que nunca vamos a olvidar porque nos abrió las puertas de Buenos Aires. Siempre pensando en brindar buenos espectáculos con puestas en escena, buenas luces y sonido», afirmó Rubén.
Los teatros de la Capital federal como el Coliseo, Gran Rex, Opera, el estadio Luna Park, los de Vélez y Ferro Carril Oeste, el interior del país y el exterior, vieron crecer al conjunto, que en el 2005 tuvo el cambio de Álvaro Teruel, quien suplantó a Jorge Rojas, quien inició su carrera solista que continúa con total éxito.
«Vos sabés -cuenta el cantor- que cuando Jorgito nos dice que iba a irse del grupo, pensé que íbamos a seguir como trío, sin embargo el Kike propuso a Álvaro, que yo no sabía que cantaba, porque él estaba estudiando comedia musical en la escuela de Valeria Lynch que tenía una filial en Salta. Pero cuando lo escuché me encantó y hoy creo que rindió con creces las expectativas para ser Nochero».
En su haber el grupo cuenta con 23 álbumes de estudio y 4 en vivo. Son también memorables las juntadas que realizaron junto a Los Alonsitos para un disco y shows en el Gran Rex, y con Soledad y el Chaqueño Palavecino en el estadio de Vélez.
«A veces me preguntan cúal es mi canción favorita y siempre contesto lo mismo: Todas, porque si cada una llegó al corazón de la gente que nos viene acompañando desde el principio, es porque algo les dejó. La música no es una ciencia exacta como la matemática donde uno más uno es dos, al contrario, sale del corazón de cada uno y entra en el del público a quien estamos eternamente agradecidos por todo su cariño», destacó con entusiasmo en sus palabras.
En referencia a qué los perjudicó en esta pandemia mundial, Rubén mencionó que «en el verano nosotros estuvimos actuando más en el exterior que en los festivales locales. Creo que si no me equivoco hicimos 8 en el interior y como 20 afuera, incluso la última vez fue en un festival en Uruguay. Bueno, para esta parte del año teníamos prevista una nueva gira por Europa y también por Bolivia, Colombia, Perú, pero está todo postergado y esperemos cumplir con esas fechas cuando todo esto pase, como me imagino les pasará a todos nuestros colegas».
«En el caso de Los Nocheros, estamos trabajando en estos recitales por internet que tienen una muy buena recepción de la gente gracias a Dios. Además, estoy grabando algunas cosas para changos que están comenzando de todas partes del país, por lo tanto, me mantengo activo todo el tiempo», sentenció.
Ante la consulta sobre el sucesor del disco «Sol nocturno», Rubén adelantó que «casualmente el otro día nos encontramos con Daniel Cuevas (Los Izquierdos de la Cueva) que es un gran autor y compositor, y le pregunté si ya tenía temas, me dijo que sí por lo tanto, de a poco, nos vamos a juntar con los changos Mario, Kike y Álvaro para comenzar a pensar en el nuevo disco».


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.