Sencillamente «Abel»

9822A poco más de un mes de su lanzamiento, “Abel”, la nueva producción discográfica del cantautor Abel Pintos ya es triple platino, colocándolo en los primeros puestos de los artistas populares con un muy buen álbum de estudio, digno sucesor de “Sueño dorado” y de “Reevolución”. En una de esas tardes típicas de sol en el barrio de Palermo nos encontramos con Abel quien, como es habitual, nos recibió con la amabilidad y la buena onda que tiene cada uno de sus encuentros.

ER- ¿Cuál es la particularidad de este nuevo disco?

sobreok1 [Convertido]AP: De todos es probablemente el disco más conceptual. Como era la primera vez que me iba a dedicar a producir no quería ponerme a surfear durante la grabación si no llegar con una idea clara para que quienes iban a ser los realizadores, Ariel (Pintos)y Marcelo (Predacino) en los arreglos y en la dirección musical y en la producción, supieran cuál era la estética que cada canción pretendía, desde lo que yo quería decir en el CD hasta como lo quería decir.

ER- Más personal no puede ser.

AP- Sin embargo, no es el disco más autorreferencial de mi carrera. No se llama Abel por ese motivo, sino por su sentido. Las letras apuntan a que, en todas las historias, en un momento determinado y estratégico, el personaje acepta algo y la canción vuelca. Es mi opinión que, cuando nosotros, ante distintas situaciones de la vida, en el autotratamiento de las emociones, frente a una circunstancia determinada, aceptamos la situación, aunque siga siendo difícil llevarla adelante, vamos a lograr la objetividad que nos va a dar la sensación de estar nosotros abarcando la situación y no al revés. Una vez que estuvo claro eso, todas las historias llegaron a ese punto, pero yo necesitaba hacer comprender que el aceptar no es solamente parte de un proceso de autoayuda para levantar el copete, sino que en momentos de mucha felicidad también es necesario aceptar lo que nos está haciendo tan felices para no irnos tanto a las nubes y perder la visión de qué es lo que nos está pasando, ¿viste? Se llama “Abel” porque a mí me hubiera gustado que lleve el nombre de cada persona que tenga el disco en la mano. La idea es que todo lo que nosotros aceptemos va a estar detrás de nuestro nombre. No nos identifica, pero para los demás sí. Mi intención es que las canciones sean una herramienta para que los que escuchen el disco puedan aceptar cosas de su vida y sentirse más livianos. Como no puedo personalizar todos los discos, lleva mi nombre.

9927bn

ER- ¿Cómo fue la parte de la creación de las canciones?

AP- Creo que como creador de estos temas y de su concepto tuve que aceptar mis propias cosas. Lo más importante que yo acepté con este disco es hacer música más allá de los géneros, ¿viste? Porque si bien se venía dando, no era algo que estuviera del todo aceptado por mí mismo, y me puse a hacer un repaso de las canciones de mi carrera que se hicieron más conocidas y me di cuenta que corresponden a un género distinto y me dije, “quizá el público me esté diciendo que están haciendo foco en otra cosa y no en la subdivisión musical de la canción”, y eso me dio libertad creativa y es uno de los motivos por los que me animé a producir el disco. En lo que fue el tratamiento del audio en la mezcla y el mastering tuvieron mucho que ver los viajes que hice a México y España. Traje mucha música y aprendí muchos conceptos técnicos que no conocía y que me resultaron muy reveladores. Y desde lo instrumental justamente cuando sentí esta libertad de poder componer y arreglar las canciones, la premisa con Ariel y Marcelo fue, aprovechemos eso y no la coartemos de ninguna manera. Realmente hubo una investigación de audio, fuimos a un estudio de grabación de unos muchachos que tienen sólo teclados de todas las épocas, y vos podés ir y sentarte y le decís qué textura buscás y son como científicos del audio. Cuando hicimos los arreglos de cuerda me junté con Guillo Espel que, además es amigo, y le expliqué perfectamente lo que yo me imaginaba. Y era difícil decirle a Guillo, porque es un tipo muy complejo musicalmente porque sabe mucho, “en esta parte necesito que sea más claro y no tenga tantos rincones”. Tengo la confianza con él, pero es muy difícil decirle algo a un tipo que tiene tantas alas para volar.

ER- ¿Quedaron temas afuera?

9799bnAP- Llegamos a la grabación del disco con 15 y decidimos sacar 2. Hacía 4 años que yo no editaba canciones nuevas y particularmente tenía discos cortos de no más de 11. Este va a ser el primer disco en editarse afuera. Nos va a llevar creo yo casi 4 años de gira y quería dejar medio pipón al que lo tuviera, que tenga mucho tiempo de descubrir cosas.

ER- ¿Cómo decidiste el orden de las canciones?

AP- Lo buscamos. Fue muy natural cuando Ariel, Marcelo e incluso Pablo Durán y yo tiramos listas de temas, era muy cercano todo, íbamos para el mismo lugar y queríamos la sensación de lo cíclico que es la vida. Que el disco comenzara en un lugar, transitara distintas situaciones y cuando llegara al final, naturalmente quiera volver a comenzar. Es un poco lo que pasa en la vida. Fue toda una decisión porque “A-Dios” es una de las canciones más importantes del disco, y ponerla al final, quizá no era políticamente correcto, pero me pareció bien cerrarlo con una de las canciones más importantes para nosotros.

ER- ¿Cómo resumirías tu experiencia en el exterior haciendo promoción?

AP- Viajé a conocer a los grupos de Sony con los que voy a trabajar tanto en México como en España. También me presentaron a artistas que están en mi misma situación, generacional y musicalmente. Han tenido sus éxitos y quieren crecer y aprender más. Compusimos canciones, unas 18, de las cuales tres quedaron en el disco e hice muchos amigos y aprendí otras formas de ver la música. Aproveché para ser parte del nuevo CD de La Oreja de Van Gogh, lo cual me dio una situación de crossover muy importante y esta cuestión de multigénero en todo el mundo. Y me hace muy feliz poder hacer afuera la carrera de la misma forma que empecé a hacerla acá, ¿viste?

ER- ¿Cómo será la presentación del disco y las próximas fechas?

9876-1AP- Ya estamos armando el concierto. Vamos a estar el  22 de este mes en Rosario, el 23 en el Orfeo de Córdoba, y en diciembre harenes una fecha en Capital que todavía no está cerrada, con “Re Evolución/ Sueño Dorado”, pero con un set de unas cinco canciones de “Abel” en el medio. Vamos a adelantar musical y estéticamente lo que va a suceder en la gira del año que viene, a partir de mayo. En los festivales sigo con lo anterior, pero agregando “Aquí te espero”, que es el corte de “Abel”, en vivo. Vamos a dividir bien porque queremos hacer el trabajo en el exterior sin perder la dinámica que logramos en Argentina.

ER- ¿Cuál es el balance a esta altura?

AP- En este momento me siento muy feliz por todo lo que estoy viviendo, pero también me siento en un momento ideal porque tengo mucho por aprender y lo grandioso es que tengo todas las posibilidades y las herramientas a mano. Aunque parezca que construí mucho, yo tengo mucho más para dar, y eso me hace sentir muy afortunado.

En sus propias palabras

“Siempre me planteé hacer la música más honesta que esté a mi alcance. Insisto que tuve que aceptar muchas cosas para hacer este disco porque no es tan simple para un músico, soplar y hacer botellas. Siempre pongo este ejemplo, a veces con “Re- Evolución” venían adolescentes a saludarme, y hoy vienen con sus hijos. En el tiempo que me llevó hacer un disco otra gente armó su familia, ¿viste? Quiero hacer música que me nace del alma y no permito que los miedos me pongan límites. Nunca hice música para conseguir cosas, lo que me tiene que llegar llega por lo que yo pueda generar naturalmente. “Escucho de todo, también los que trabajan conmigo. Ariel y Marcelo han tocado muchos géneros, producen y componen para otros artistas de otros géneros, y realmente podemos gozar de esa libertad para crear. Yo no soy un realizador, no sé sentarme a buscar un audio con una guitarra eléctrica ni con un sintetizador, todo eso lo estoy aprendiendo. Nos basamos mucho en imágenes, les conté lo que veía, de qué color, de qué textura, qué me gustaría que suceda en vivo cuando toquemos la canción, qué imágenes me gustaría que abordaran al que escuchara la canción. Son dos realizadores muy eficaces porque ellos sí tienen esta cuestión científica del audio, saben con qué guitarra, con qué equipo, con qué pedalera y era buscar, buscar, hasta que yo decía es esto lo que buscaba dentro mío, y también como arregladores porque muchas veces un arreglo te puede dar vuelta la estructura, hemos cambiado tempos… “Es la primera vez que hago un disco en mi carrera que siento que es el que quería, tal como lo soñé. Será porque antes yo tenía un papel secundario en la producción, quizá este disco me dejó esa sensación porque está saliendo todo como yo quería hasta los personajes que abordé desde la interpretación, los busqué mucho. “Lo que todo músico busca es que nuestra obra nos de la oportunidad de trascender a este tiempo que tenemos en la vida. Nuestra alma, nuestra mente son tan inabarcables como el tiempo y tenemos la posibilidad de trascender, de encontrar las formas y si lo estoy logrando me pone feliz.

9848bnCuando editamos “Sueño Dorado”, y después “Re Evolución”, hablamos de que eran discos que venían a sentar las bases de otro formando una trilogía: y acá está completa”.

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.