Uritorco: inspirador de experiencias

Le pedimos a Matías una nota sobre la escalada al Cerro Uritorco, pero a la redacción llegó un texto literario, inspirado en esos días que pasó en Capilla del Monte.

foto uritorcoHace unas semanas hice un viaje al Cerro Uritorco. Demasiada introspección y experiencias extrañas que no voy a comentar para que visiten ese magnífico lugar y para que no se cuestione la veracidad de mis relatos, a lo largo de unos simples cuatro días. Tengo la promesa de volver escrita en un papel debajo de mi almohada. Decidí dejarles meramente un texto que escribí a las 03:04 a.m. del miércoles 10 de enero del 2018 en la base del Cerro, en el camping donde me hospedé.
Con ustedes, “Quemar Oraciones Al Son Del Profundo Canto De La Aurora”.
Final del juego, diría Cortázar.
Desencuentro, creo que es más acorde a la situación.
Que me equivoqué y te fallé, lo tengo claro, cómo también sé que fuiste imperfecta en tu perfección, o viceversa. El único sollozo es el vacío que ahora habita en mí, el abismo que a esta altura parece un agujero de bala.
¿Qué necesito? ¿Qué quiero?
Me encantaría que sepas todo lo que siento, que conozcas esta nueva facción de lo que soy, ya no pienso en el futuro, me siento tan borracho de vida.
Viajar fue la catarsis inesperada, ser uno con los árboles y convertirme en la raíz de mi ser, donde todo comenzó, donde todo terminó.
El miedo a la muerte dijo presente algunas veces. Y las anécdotas, las vivencias, impactan como se consagran al infinito.
No pretendo nada, más que cambiar.
Cada palabra que pienso, se hace eterna en el papel, aunque el fuego logre apagar las llamas del invierno, con la arena cortando mis pies y las manos llenas de callos, y la sangre hirviendo, lista para recibir un nuevo bocado.
Te extraño.
La puta madre, ochocientos kilómetros y no puedo escapar de tu voz.
Son las tres de la mañana. Que algún espíritu se levante y me cuente una historia y así descansar.
Debo guardar la luz, llamar al silencio y escuchar sus consejos, pero la ciclotimia, la angustia, la curiosidad, son factores a tomar en cuenta.
Como el pan para sobrevivir después de una larga caminata, por hoy, apagaré la llama de mi incertidumbre.
Al fin, siento la sensación de quemar oraciones al son del profundo canto de la aurora, los halos iluminarán mi ascenso.
Adiós, hasta mañana, u otro momento.

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.