Vuelven las propuestas para adultos

*Heisenberg/ El principio de incertidumbre

Resultado de imagen para Heisenberg/ El principio de incertidumbre teatro regina

De Simon Stephens, con Catherine Fulop y Luis Agustoni.

Dirección: Luis Agustoni. En el teatro Regina, Av. Santa Fe 1235.

Sinopsis: Dos personajes, seis escenas, 80 minutos ininterrumpidos, y la construcción de una relación improbable e inolvidable. Una mujer de 42 años y un hombre de 75 se conocen en una estación de tren.‘Heisenberg, el principio de incertidumbre’ es una obra sobre lo impredecible de las relaciones humanas, sobre la necesidad de estar un poco menos solos, y sobre la multiplicidad de alternativas que tiene la vida a cada instante. Es una historia que muestra la complejidad, imperfecta y maravillosa, de la experiencia humana, de la posibilidad de amar y de encontrar felicidad en los momentos menos esperados.


*Feliz Año Nuevo

Con dramaturgia y dirección de Jorge Huertas, a partir de una re/escritura de “Edipo en Colono”, de Sófocles / Intérpretes: Sergio Lobo, Casandra Velázquez, Julio Cortés, Elena Brozzo, Javier Naame, José Luis Ottati y Gustavo Calanni. Funciones:  sábados a las 20 en El Patio de Actores, Lerma 568.

Sinopsis: Todo sucede en las vísperas de un nuevo año. Edipo (quien vive en la calle, junto a su hija Antígonas) sabe que, según las profecías, esa noche morirá.  Atilio, músico callejero e integrante de una red de información de mendigos, da la noticia de que el mítico anciano se encuentra en Plaza Once. A partir de allí, vendrán en búsqueda de su bendición diversos personajes que provienen tanto de las antiguas tragedias griegas (Creonte y Polinices), como de la Historia Argentina (un prócer nacional). Todos le reclamarán al talismán viviente bendiciones y victoria. Nadie quiere dejar morir en paz a Edipo. Un final inesperado dará un último y sorpresivo giro dramático a la obra.


*Barrera baja

De Ricardo Halac, dirigida por Lizardo Laphitz en el Método Kairos.

Han pasado diez años desde la caída de la dictadura. Ya estamos bajo el gobierno de Menem. Pero para José todos los días son iguales. Fue un militante de una de las organizaciones armadas y desde la derrota no ha encontrado más su lugar en la sociedad.

Vive medio escondido, receloso de todo, y subsiste con la ayuda de otros militantes, ya reinsertados, y algún trabajo de periodismo. Su única ilusión es su hija Irina, hoy una hermosa adolescente, que vive con su madre en un country y a la que no vio crecer. Cada vez que intenta acercarse a ella debe pasar por una escena de gritos y peleas con su ex esposa.

Un día sabe por esta que Irina está por terminar sus estudios y que en vez de ir a una facultad va a empezar a trabajar, por decisiones que se tomaron sin su consentimiento.

Con Ariel Leyra, Adriana Bernardotti, Tamara Liberati,  Alejandro Holm.


*La vuelta a casa

Los viernes a las 23 en el Teatro Porteño, Av. Corrientes 1630, escrita y dirigida por Hernán Krasutzky.

Sinopsis: Arturo, Fiorella y Diego son tres hermanos que se reencuentran, tras varios años sin verse, en el velorio de su padre. Cada uno con la intención de quedarse con la casa, lo que termina por convertirse en una verdadera guerra. Sus parejas: un marido machista, un ladroncito oportunista y una nena mimada de papá no serán los mejores aliados de los hermanos, pero no importa ya que van a vivir todos juntos. Solo el más fuerte logrará quedarse con la casa.

Con Julián Siliberto, Angy Jaume, Federico Cabello, Rodrigo NaueChapenacasSouto, Julio Rolleri y Yanina Ferraro.


*La vida extraordinaria

Con Valeria Lois, Lorena Vega, y la voz en off Cecilia Roth.

Con dirección de Mariano Tenconi Blanco.

“La vida es una y la misma”, reza el prólogo de La vida extraordinaria; reza para disipar la fugacidad que acecha cada palabra, cada gesto, cada acto de vida que se replica desde hace millones de años. Y reza porque todo lo que existe está preso de una materia frágil, etérea, igual que la nieve que cubre Ushuaia, ese paisaje evocado, querido y odiado de Blanca y Aurora, las protagonistas de la obra. Diarios confesionales, cartas, escenas teatrales y poemas, se suceden a lo largo de la pieza en un recorrido lábil entre la ironía, el humor y la fibra intima de la ternura. Emerge de ese viaje un paisaje vibrante que retrata una amistad intensa, febril, y en cuya luz, finalmente, lo extraordinario es que “cada segundo es un milagro”.

 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.