Walter Riso: “Mi intención fue emocionar y revivir la infancia”


La cita es en IlBallo del Mattone, donde Adrián Francolini hace magia con pizzas, berenjenas a la parmesana y tiramisú. Y allí es donde Walter Riso nos cuenta que “Mi intención es emocionar con mi primera novela que tiene mucho de mi vida o de la vida común de cualquier persona cuyos padres partieron hacia América buscando un mejor porvenir”.

Después de libros especializados en psicología,  “Pizzería Vesubio” nos sorprende al hablar sobre los avatares de una humilde familia napolitana trasplantada a América a comienzos de los años ’50”.

“Sin escatimar -agregó- van a encontrar amor, humor, secretos, traiciones, disparates, pequeños dramas y grandes alegrías”.

“Es como volver a los viejos olores de la infancia, a los lugares donde fuimos felices y compartimos tristezas. Sirvo los recuerdos de una humilde familia de inmigrantes que vinieron para asegurarse un porvenir de trabajo y prosperidad. Algunos lo lograron, otros quizás no”, dijo.

El protagonista es Andrea, el hijo de la familia, que tendrá la difícil tarea de conciliar los mundos en los que le tocará vivir: Buenos Aires, Nápoles, Barcelona.

Tras infinitas peripecias, idilios, aciertos y errores, Andres descubrirá que su auténtica patria sigue estando en la modesta y barrial “Pizzería Vesubio”, en el corazón del barrio de su infancia.

“Sin llegar formalmente a ser mi autobiografía-desgrana, entre plato y plato Riso-, tiene mucho que ver con mi vida.Nací en Nápoles y cuando era muy pequeño mi familia emigró a Buenos Aires para afincarnos en un barrio bien popular cercano al mercado Spinetto, cuyos vecinos procedían de Italia en su mayoría”, mencionó.

“Estuve siete años escribiéndola. Como venía escribiendo obras literalmente responsables, llegar a la novela me hizo pensar en un libro bien irresponsable, maravillosamente irresponsable.Toda mi vida me la pasé escribiendo para otros, y esta vez quise hacerlo para mí aunque suene pedante y egoísta”, resalta entre risas.

Su paso por Buenos Aires nos lleva al barrio donde el Once y sus alrededores se descubren gracias a los recuerdos de la infancia y las anécdotas sobre comida, ya que las recetas toman protagonismo en toda la novela… e invitan a recrearlas mientras la leemos.


 

También guarden, twiteen y compartan desde:
Bookmark the permalink.

Comments are closed.